COMODORO RIVADAVIA - La inflación alta, la crisis petrolera, la falta de clientela, el cambio de gobierno con modificaciones en las políticas económicas y  la suba de alquileres, son los principales temas por los cuales un porcentaje de los comerciantes de la ciudad se ven obligados a cerrar sus locales; algunos, temporalmente, otros quizás en forma definitiva. Un dato que grafica cabalmente esta difícil situación es que los dueños de comercios que anteriormente contaban con cuatro o cinco locales, hoy en día tienen uno o dos debido al gran monto que deben abonar por mes en los alquileres.

Alexis Togël, presidente de la Cámara de Comercio de la ciudad en diálogo con Crónica sostuvo que “datos concretos sobre la cantidad de cierres no tenemos, ni a qué se debe ni cuántos son. Obviamente sabemos que la mayoría se debe a la crisis que sufre Comodoro, debemos realizar un análisis más profundo para saber cuál es el motivo y no generar un falso concepto. Es una sumatoria de motivos que llegan a punto donde nos es viable sostener los comercios, la suba de alquiler, la baja de las ventas, la inflación de un 40 por ciento y el aumento de los productos son las principales causas, pero como sufrimos esta crisis los comerciantes no se pueden trasladar al consumidor e inclusive hace que no sea rentable”.

“Sumado a esto, nos encontramos con el tema petrolero donde los consumidores con más poder adquisitivo ahora dejan de tenerlo o los que mantienen su puesto laboral lo reducen. Mi opinión personal es que enfrentamos una situación que no depende exclusivamente ni de los comerciantes ni en este caso de la Cámara de Comercio, ni del gobierno de la ciudad, la crisis petrolera es una cuestión internacional y Comodoro al ser una ciudad que depende pura y exclusivamente del petróleo, es un impacto muy alto. Eso no depende de decisiones a nivel local que puedan llegar a darle un giro a todo esto, lamentablemente son consecuencias de este grupo de circunstancias que están sucediendo y estamos tratando de que hayan alternativas y nuevas oportunidades, pero no está muy al alcance de nuestras manos cambiar esta situación”.

Al ser consultado sobre cuáles son los productos que los comodorenses dejan de comprar durante estos meses, Togël expresó que “el comportamiento del consumidor cambia, lo que se deja de comprar son aquellas cosas que no son de primera necesidad, dejando fuera de esto a la comida ya que es un consumo diario, pero tiene que ver con salir a comer afuera, consumos de lujos o gastos de la canasta básica que no son necesarios. Justamente de todo lo que mencioné, se genera una situación de expectativa al no saber qué hacer, si conviene esperar, invertir, usar la plata o no y están esperando, además de la reducción real por la falta del dinero circulante esperando ver como se resuelve esta crisis”.

ALGUNOS SE VAN, OTROS VENDRÁN 

Debido a la gran cantidad de locales comerciales que se ven obligados a cerrar sus instalaciones por diferentes motivos, entre los cuales se resalta el gran aumento que sufrieron los alquileres durante este último tiempo, Diario Crónica llevó adelante una encuesta y esto era lo que manifestaban los propios comerciantes:

El encargado del local Macowens, ubicado en la calle San Martín y 25 de Mayo destacó que “la suba de precios violenta es un factor importante para enfocarse hoy en día, además de sufrir la inflación y despidos masivos. Otro de los temas para destacar es el de los alquileres, ya que actualmente en Comodoro han sufrido un aumento del 30 ó 40 por ciento y no llegamos a pagarlos“.

“En otro momento -agregó- te puedo decir que en las calles de la ciudad hubo mucha más gente que ahora, pero en la actualidad es como que está aplacado este tema y los ciudadanos se ven obligados a cuidar el bolsillo ya que la comida también ha aumentado muchísimo. Nosotros estamos desde el 2007, seguimos en curso pero nos vemos obligados a tomar diferentes medidas, como lo son colocar promociones y precios bajos para que la gente compre. Tenemos la costumbre de basarnos en los sueldos petroleros y eso tiene que cambiar”.

Más adelante comentó que “los alquileres han aumentado demasiado y de forma muy brusca, pero nos vemos obligados a mantener el local y tener estable al personal que trabaja dentro del mismo y no reducirlo, nosotros nos comparamos con los shoppings, yo estoy pagando el mismo alquiler que pagan ellos los cuales no sufren de agua, lluvia, tierra, pintura, tienen seguridad y baños internos. Es un submundo a parte”.

Por otra parte desde el local de enfrente comentaron que hay varias causas por las cuales la ciudad está actualmente sufriendo una crisis. “La suba de precios, alquileres, insumos son algunos de ellos. Los comerciantes están todos esperando ver qué ocurre dentro de unos meses ya que tienen la idea de seguir funcionando. La mercadería también aumenta y no podemos focalizarnos en nuevas marcas porque te piden fortunas ya que para ellos estamos basados en el petróleo y en base a eso te cobran un monto determinado”.

Algunos locales de la zona céntrica de la ciudad llegan a pagar 35.000 pesos de alquiler, sufriendo una suba del 40 por ciento con respecto al año pasado, con sueldos que teóricamente equiparan la mitad de lo que es un alquiler. “Los insumos de la indumentaria, no coinciden con los aumentos en relación a los sueldos de cada comerciante. Otro factor es la poca gente que actualmente transita las calles de la ciudad, no es algo que ocurra desde ahora, viene hace varios años atrás, es una cuestión de arrastre”.

“Al cliente no podemos subirle los precios semana a semana, a lo sumo lo hacés cada 20 días en algunas cosas, porque no ingresan al local pero nosotros sí al proveedor le tenemos que pagar la mercadería y el porcentaje que ellos están aumentando. Si hoy venís a comprar y mañana tengo otro precio, la tercera vez ya no me comprás. Tengo que aumentar los precios porque los productos lo hacen y lo van a seguir haciendo”.

A su vez, la dueña del local Cuerpo y Alma señaló que el cierre de su comercio se debe a “la suba de impuestos y poca venta. El bajón petrolero nos pegó fuerte, en diciembre se vendió un cuarto de lo que estábamos vendiendo y eso que somos un local que estamos hace tres años en Comodoro. En mayo voy a cerrar ya que me veo obligada a hacerlo, se me termina el contrato y no tengo pensado renovarlo ya que son 10.000 pesos más de lo que veníamos pagando. Este mes me costó hasta pagarlo, y tuve que poner plata de mi bolsillo para poder llegar al monto que nos exigen. Es una crisis que no da para seguir manteniendo un comercio al no tener ingresos y eso que no tengo empleados, al estar en liquidación se mueve un poco pero los precios los tenemos al costo”.

Desde el comercio Per Uomo comentaron que es una decisión que vienen pensando hace tiempo. “Los alquileres aumentaron, estoy trabajando con poco personal y decidimos irnos a un local más chico. Bajaron las ventas y no podemos sustentar un alquiler de 50.000 pesos, hay meses que lo podés pagar pero hay otros que no. Entonces para estar más tranquila tomamos la decisión de mudarnos. Estamos vendiendo mucho menos que el año pasado y nos vemos obligados a liquidar diferentes productos”.

Un comerciante y peluquero de la ciudad en la Galería Paseo del Sur también se sumó a la discusión, señalando que se encuentran en un momento difícil pero hay que creer en la ciudad como en la gente de Comodoro. “En lo que es peluquería uno siempre mantiene los precios y busca estabilizar la inflación que se encuentran sufriendo. Apostamos salir afuera y seguir confiando en los ciudadanos!.

Para finalizar, el dueño de Sur Car Lubricantes destacó que “creo que estamos con una economía muy distorsionada y no tenemos acompañamiento del estado. Mucha gente cree que el que tiene un comercio cuenta con ingresos altos, pero no es así, algunos se vieron obligados a cambiarse de ubicación. A esto se le suma el costo de tener empleados, incrementos con las cargas sociales debido a los aumentos de sueldos, costos fijos de abrir y cerrar el negocio todos los días ya que entre o no gente hay que generar un determinado monto de dinero que si lo dividís por 24 días semanales si trabajás de lunes a viernes hay que destinarlo para solamente eso”.

“Hoy un empleado de comercio, por el último aumento que hubo del 15 por ciento tienen que sumarle un 52 % de cargas sociales y estamos hablando de arriba de 20.000 pesos. La situación está difícil y hay que buscar tratar bajar un poco el costo operativo de lo que significa tener un comercio hoy”, concluyó.

Fuente: Crónica