ESQUEL (ADNSUR) - Este lunes en los tribunales de Esquel comenzó el debate que intenta establecer si se actuó de acuerdo a la ley o si por el contrario se ejerció violencia institucional en el incidente que tuvo lugar el 11 de enero de 2017 en el km 1848 de la Ruta 40, y que tuvo como protagonistas a personal de Infantería y a algunos de los miembros de la comunidad mapuche que habitan en el lugar.

La causa tiene como imputado al Oficial Principal Javier Alberto Solorza, responsable del grupo policial que abre fuego en la manifestación del Pu Lof sobre Ruta 40. Desde Fiscalía, María Bottini, aseguró que se trata de un caso de violencia institucional. Según su relato, entre las 19 y las 20 horas del 11 de enero de 2017, en un sector cercano a la Vuelta del Río, un grupo de la policía de la provincia del Chubut (compuesto por un total de 20 efectivos), perteneciente a la Guardia de Infantería de dicha fuerza, a cargo del Oficial Principal Javier Alberto Solorza, circulaban a bordo del móvil R.l. 554, tipo Furgón, marca Iveco con dirección a la ciudad de Esquel.

Al ingresar a la ruta Nacional 40 (de asfalto), el móvil policial que se encontraba circulando desde El Maitén en dirección a Lelequedetiene su marcha, y el jefe del grupo, Oficial Principal Javier Alberto Solorza, quien asume un rol activo, indica a los policías que estaban bajo su mando lo que tenían que hacer. Parte del grupo, baja de la camioneta armado con escopetas cargadas con municiones. Según la parte acusadora, no hubo situación justificara la intervención policial ni orden judicial, se dividen en tres grupos de ataque y comienzan a disparar desde el mismo momento que descienden del Móvil policial.

En la acusación, Bottini sostiene que un grupo sobre la banquina de la Ruta 40 baja disparando y bajo la directiva del propio Oficial Solorza, avanzan en dirección a El Maiten, los otros grupos de policias descienden a la banquina, adentrándose acercándose al alambrado perimetral que separa el predio de la ruta, y realizan disparos con escopetas con municiones antitumulto, a corta distancia (menos de 10 metros) y direccionados a la parte superior del cuerpo de las personas que se hallaban en el lugar, impactando al menos a cuatro de ellos, ocasionándoles lesiones de distinta gravedad. 

Los hechos fueron calificados como tentativa de homicidio agravado abusando de su función policial (2 hechos), lesiones graves agravadas por haberse cometido con abuso de la función policial (2 hechos) en concurso ideal con abuso de autoridad.

Paola Bagnato, por la Defensa Pública, intervino como querellante, acompañando en un todo la presentación de la Fiscalía. La abogada Sonia Ivanoff, interviene en el debate como querellante adhesiva a la acusación fiscal.

Por su parte el defensor particular Daniel Sandoval adelantó que tendrá una teoría negativa del caso, negando que los hechos hubieran ocurrido de la manera en que fueron descriptos por la Fiscalía y las querellas y rechazando toda responsabilidad de su defendido.

Solorza declaró al comienzo del debate. Indicó que la filmación usada en su contra fue presentada por él a la Fiscalía al momento en que finalizaron los sucesos. Indicó que actuaron en respuesta a un ataque, indicó que él estaba desarmado y sin chaleco antibalas, y que no puede responder por el accionar individual de alguno de sus hombres. Que si se determina que ocurrió alguna conducta prohibida por la ley, que se determine científicamente la responsabilidad de su autor para que este responda.

El desarrollo del debate que preside el juez José Luis Ennis, está previsto en dos semanas de duración.