LAGO PUELO (ADNSUR) - El mecánico Marcelo Cárdenas perdió su taller en Las Golondrinas, a raíz de los incendios que tuvieron en vilo a la provincia y al país entero semanas atrás. El fuego también destruyó 12 autos en los que trabajaba. Sin embargo, hace varios días varios colegas decidieron poner manos a la obra para ayudarlo a reconstruir su lugar de trabajo. 

Los protagonistas de la historia son el grupo Talleres Mecánicos del Sur, quienes están siempre comunicados para comentar dudas técnicas o charlar sobre capacitaciones o nuevas maquinarias para su rubro.

En ese grupo de WhatsApp se enteraron de que un colega había perdido todo por el fuego en la cordillera de Chubut y que su taller se había vuelto cenizas, como así también los autos que debía arreglarles a sus clientes. 

Conmovidos por las pérdidas de su colega, pusieron manos a la obra y empezaron a juntar donaciones: herramientas de todo tipo, agua y elementos para la casa. En menos de una semana llenaron nueve camionetas con ayuda para Marcelo y 20 mecánicos salieron en caravana directo a Las Golondrinas. 

Como en el paraje donde vive Marcelo no hay Wifi, Marcelo no está en el grupo de Whatsapp. Con él solo se comunicaron por teléfono una vez, y luego llegaron a su casa con muchas ganas de ayudar.

Carlos Silva, uno de los mecánicos solidarios, le contó a LM Neuquén que cuando llegaron se encontraron con un panorama “desolador”. Y detalló: “Fuimos con la intención de ayudar a nuestro colega, pero quedamos realmente conmovidos por lo que están pasando todos los vecinos de la zona. Los niños comiendo un poco de arroz en un tupper sobre la tierra; no les quedó nada”, aseguró el mecánico de Plottier. 

“¿Sabés lo que es que se te prendan fuego 12 autos de tus clientes? Perdió todas las herramientas, no le quedó nada”, contó acongojado. 

El grupo está compuesto por mecánicos de Neuquén, Plottier, Cutral Co, Centenario, Allen, entre algunas ciudades del Alto Valle, quienes ya reactivaron la colecta para volver a ir a Las Golondrinas y poder ayudar a reconstruir las casas de las familias que quedaron en la calle. “Son 200 familias que perdieron todo, ni los documentos alcanzaron a salvar”, precisó Silva.

En carne propia

 

Según publica LM Neuquén, Cárdenas le contó a sus colegas que el día del incendio él estaba aún en su taller tratando de salvar algunas de sus herramientas hasta que un vecino lo alertó de que tenía que salir ya, que no había más tiempo. Así fue como alcanzó a salvar apenas dos autos, pero no pudo llevar nada más y tanto su taller como su casa se volvieron cenizas. 

Los mecánicos solidarios le llevaron a su colega varias herramientas (un compresor, morsas, taladros) y también cosas para la casa como un juego de baño, dos heladeras, colchones y lámparas. “Lo ayudamos lo que más pudimos -precisaron-. Estaba levantando su casa y poniendo unos postes para hacer el tallercito de nuevo, aunque aún le faltaban las chapas”, contó y dijo que su colega los recibió emocionado. 

El mecánico dijo que en el lugar había una gran carpa donde se refugiaban muchos de los vecinos que perdieron todo en los incendios. Allí guardaban además los cientos de bidones de agua y ropa que llegaron de donaciones. “Pero no tienen baño, no tienen agua corriente ni luz”, enumeró. 
 

Donaciones

 

Los mecánicos ya están juntando más donaciones para llevar a su colega, y también a todos los vecinos damnificados por los incendios en la zona.

Según relató el mecánico, lo que más se necesita son chapas, alambre, nylon, aislante, herramientas como serruchos, generadores, clavos y también elementos para el hogar como vajilla. Para colaborar se pueden comunicar al teléfono: 2996 26-2181.

“La situación es muy difícil, apelamos entre todos poner un granito de arena para poder ayudar a reconstruir su paraje”, concluyó.