En diálogo con La Cien Punto Uno, Ferrero informó que “la injerencia nuestra es de control en los servicios y en particular con el cumplimento de la ley de accesibilidad”.

A su vez, Ferrero remarcó que “el contrato no estipula cantidad de colectivos con rampas pero tomando la letra genérica dice que la empresa tiene que asegurar transportar personas con movilidad reducida”.

De modo que “este marco si bien puede ser interpretado como ambiguo tiene que tener la implicancia de que al tomar cualquier colectivo pueda tener resuelta la forma de subir y bajar del colectivo”, planteó Ferrero.

SE INICIARÁ CAMPAÑA DE SEÑALIZACIÓN

Por otra parte, el integrante del Ente de Control indicó que “hay muchos que no usan el transporte pero impacta sobre ellos. Sabemos que la ciudad tiene muchas paradas sin señalizar por lo que se hará una campaña de señalización”.

Además, “hay personas que estacionan en las paradas, y esto tiene el impacto en que impide que el colectivo pueda acercarse como debería al cordón para que cualquier persona con limitación pueda subir”.

DATOS DE LA SUBE

Por otra parte, Ferrero indicó que “tenemos el objetivo de generar un informe sobretodo de la cantidad de pasajeros transportados que permita las herramientas para la definición de cierto tipos de cosas como el incremento del boleto”.

Y aseguró que “los datos nos va a permitir estar mejor parados sobre muchas decisiones a futuro. La información ya está pero se torna engorroso de tratar por lo que se está tratando de hacer recortes más sintéticos que arrojen totales y parciales sobre los cuales se puedan tomar definiciones”.