Para obtener información sobre estos restos, las autoridades municipales y representantes de las comunidades se pusieron en contacto con científicos y científicas del Instituto de Diversidad y Evolución Austral (IDEAUS-CONICET) del CCT CONICET-CENPAT que, poco tiempo después, comenzaron a trabajar en el lugar. 

“Al llegar, nos encontramos con un conjunto de restos óseos mezclados. Como éramos un equipo conformado por cinco personas, nos propusimos trabajar mucho y rápido para poder dar respuestas a la comunidad. Llegamos el 19 de abril y el 22, ya estábamos informando los primeros resultados”, cuenta Gabriela Millán, bioantropóloga y profesional principal del IDEAUS.

Al concluir los primeros análisis, las investigadoras indicaron que aquellos restos pertenecieron a 19 individuos: 16 adultos (7 de sexo masculino, 4 de sexo femenino y 5 indeterminados); y 3 menores de 18 años de sexo indeterminado. También pudieron reconocerse en los restos, algunas lesiones y entre la información colectada, se pudo estimar la altura estimada de varios individuos.  

“Estamos muy satisfechas de poder brindar este tipo de servicio a las comunidades originarias de la provincia que habitamos. Durante este proceso intenso de trabajo, los y las científicas estrechamos un vínculo muy interesante con la comunidad. Cenamos juntos y nos invitaron a participar de la futura restitución, lo cual nos emociona profundamente”, relata Millán.

El mismo sentimiento de satisfacción por el trabajo realizado es compartido por el intendente de Sarmiento, Sebastián Balochi: “Destacamos la construcción de lazos y vínculos de confianza. La ciencia se suma con un enorme trabajo a este proceso de restitución y reparación histórica en el reconocimiento de la dignidad y con pleno respeto de la cosmovisión de los pueblos originarios”.  

Como corolario de lo sucedido, la Municipalidad de Sarmiento declaró de interés el trabajo realizado esos días; y además fue nombrado el día 19 de abril de 2021 como “Día del Comienzo de la Reparación Histórica”, según se indica en el Boletín Oficial de la localidad. 

El equipo científico de trabajo estuvo conformado por Eduardo Moreno, investigador adjunto (IDEAUS-CONICET); Gabriela Millán; María Laura Parolín, investigadora adjunta (IDEAUS-CONICET);  Heidi Hammond y Leandro Zillio (investigadoresasistentes del CONICET y de la Facultad de Humanidades y Sociales de Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), Sede Esquel).