ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Según un grupo de científicos de Estados Unidos, el nuevo coronavirus podría transmitirse cuando las personas hablan y respiran, lo que explicaría la alta tasa de contagio. En ese sentido, los máximos responsables serían los infectados asintomáticos.

Así lo reveló este viernes el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos y consejero del presidente Donald Trump durante la pandemia. Las informaciones indican que "el virus realmente puede transmitirse incluso cuando la gente simplemente habla, no solo cuando tose o estornuda", precisó.

 Es por eso que por estas horas el Gobierno de Estados Unidos se prepara para recomendar el uso de mascarillas a la población.

Las academias estadounidenses de ciencias detallaron en una carta enviada a la Casa Blanca el miércoles varios resultados científicos preliminares que hacen inclinar la balanza hacia la posibilidad de que el virus se transmita por el aire en el que la gente respira, y no solamente por las gotas expedidas en un estornudo directamente al rostro de otras personas o sobre superficies -donde se demostró que el virus puede sobrevivir horas y días, según el material-.

"Los trabajos de investigación actualmente disponibles plantean la posibilidad de que el SARS-CoV-2 puede ser transmitido por los bioaerosoles generados directamente por la expiración de los pacientes", escribió Harvey Fineberg, presidente del Comité de Enfermedades Infecciosas Emergentes, en la carta a nombre de las academias y revisada por muchos otros expertos.

FIneberg citó cuatro estudios y destacó que aún falta para entender mejor el riesgo real de infección por este virus. Pues si está efectivamente presente en la respiración, se ignora aún si ésta representa cuantitativamente una vía importante de transmisión.

En un estudio, investigadores de la universidad de Nebraska encontraron porciones del código genético del virus en el aire de las habitaciones donde estaban aislados pacientes. Pero encontrar estas partes del virus no es equivalente a encontrar el virus completo.

En tanto, investigadores de la universidad de Hong Kong recientemente observaron que el uso de máscaras reducía la cantidad de coronavirus expirados por los enfermos, según un experimento hecho con otros virus diferentes al SARS-CoV-2.

Por su parte, investigadores chinos en Wuhan tomaron muestras del aire en diversas instalaciones de hospitales de la ciudad y descubrieron concentraciones elevadas del nuevo coronavirus, especialmente en los baños y las salas donde los cuidadores se quitaban sus equipos de protección.

Debido a estos resultados, los responsables estadounidenses se preparan para recomendar que todos los ciudadanos del país usen mascarillas, preferiblemente artesanales, aunque aún se desconoce en qué circunstancias y cuán obligatorio será.

Trump, al menos, anticipó su visión: "Yo no pienso que vaya a ser obligatorio". Mientras que en Nueva York, la ciudad más afectada por el nuevo coronavirus en Estados Unidos, el alcalde Bill de Blasio ya les pidió a los habitantes de la metrópoli cubrir sus rostros.