CHUBUT (ADNSUR) - Los resultados del trabajo que lleva un buen tiempo de desarrollo son destacados por las propias publicaciones de la comunidad científica y de los medios del mundo, informó el portal EQS Notas.

Los investigadores han descubierto que tau, una proteína que ha pasado a ser la principal sospechosa de causar esta enfermedad neurodegenerativa, tiene un efecto protector capaz de frenar el desarrollo del cáncer cerebral, o glioma. Los gliomas suponen solo el 2% de los tumores cerebrales, pero son responsables del 7% de todas las muertes por cáncer.

Equipo de científicos.
Equipo de científicos.

El resultado es por demás importante pero cobra un valor especial leído desde tierra chubutense porque el Biólogo Molecular Ricardo Gargini, nacido en Trelew y desde hace varios años radicado en España es el principal autor del informe al que se llega de manera interdisciplinaria y colaborativa de varias instituciones.

Uno de los objetivos ahora es entender si esa llave puede ofrecer alguna esperanza en esta enfermedad neurodegenerativa que sufren unos 50 millones de enfermos en todo el mundo y de la que se espera que su incidencia se triplique para 2050, pues está asociada al envejecimiento de la población.

Los gliomas tienen diferentes grados de agresividad. Hasta el grado tres los tumores avanzan lentamente, son tratables y la supervivencia es de hasta 15 años. Pero si alcanzan el grado cuatro se transforman en glioblastomas, uno de los tipos de cáncer más letales que se conocen debido a la poca efectividad de los tratamientos disponibles y que suele acabar con la vida de los pacientes en 15 meses.

La Asociación Española contra el Cáncer aportó financiación para que el proyecto avance. “Los tumores cerebrales agresivos son muy desalentadores”, explica Ricardo Gargini, investigador del CBMSO y del Instituto de Salud Carlos III y autor principal del trabajo, publicado este miércoles en Science Translational Medicine. “El tratamiento incluye cirugía, pero poco después el cáncer vuelve a aparecer. La mayoría de ensayos clínicos con pacientes para probar nuevos fármacos no están dando resultados positivos”, añade.

FUENTE: EQS NOTAS