TRELEW (ADNSUR)- La joven de 19 años expuso la situación de violencia de género que atraviesa desde hace tiempo con su ex pareja. A pesar de realizar más de 30 denuncias al respecto, continúa sufriendo amenazas y hostigamiento de su parte.

La mujer reconoció que la violencia física y verbal dio inicio durante su embarazo. Esto tuvo perjuicio en su vida laboral, a partir del hostigamiento recibido. “Me amenazó a mí y a mí familia. Llegó a dejarme la cabeza de un gato en la puerta de mi casa, apuñaló a mi perro caniche y dijo que no iba a parar hasta que estemos todos muertos”, detalló en diálogo con Radio Cadena 3.

La jueza Gladys Susana Rodríguez, del Juzgado de Familia, dispuso una tobillera electrónica para que se haga efectiva la medida de prohibición de acercamiento. Pero la joven admitió que recientemente, el denunciado se quitó el dispositivo y reapareció en su casa.

Por lo que cuestionó la falta de medidas para protegerla a ella y a su bebé. "Temo por mi vida porque él está en mi barrio. Puedo salir y me puede apuñalar no quiero que mi hijo se quede sin madre”, sentenció.