COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/ Por Raúl Figueroa) El inicio del ciclo de clases coincide en Chubut con un escenario cargado de conflictos, potenciados por la modalidad de pago de salarios en el sector público en forma desdoblada, en un contexto de crisis como no se veía desde inicios de la década pasada. Sin embargo, en el gobierno provincial hay expectativa de comenzar a caminar en algunas direcciones concretas, según plasmó Mariano Arcioni en su discurso del viernes en Legislatura. La posibilidad de consensuar con el FPV el proyecto de emergencia que impulsa ese bloque y el horizonte de activar obra pública a partir de trazados viales importantes, con epicentro en Comodoro, son algunos de los hitos que en la gestión esperan activar para salir del ahogo al que somete un corto plazo sembrado de interrogantes.

Los gremios estatales, cuyo eje de discusión fue abruptamente corrido desde el porcentaje de incremento salarial hacia el reclamo para cobrar el salario en tiempo y forma, reiterarán estos días que la culpa de la grave crisis no es de los trabajadores. No les falta razón, como tampoco a los asalariados del sector privado cuyo poder adquisitivo también se diluye frente a una inflación que no para de subir, pese al optimismo expresado por el presidente Macri en su discurso de apertura de sesiones en el Congreso de la Nación.

Foto: diario El Chubut

Sin embargo, los hechos son otros. El mecanismo de pago desdoblado en Chubut “llegó para quedarse”, según se reconoce en los ámbitos del gobierno (ya que se apunta a mantener la misma modalidad hasta fin de año), mientras se aguarda a conocer el poder de fuego de los gremios estatales –confían en que las clases podrán empezar con cierta normalidad, pese al conflicto lanzado por ATECh-, movilizados en conjunto para rechazar esta modalidad, que prevé pagar a partir del 9 de marzo al primer escalón, pero que podría involucrar a la mayoría en el día 16, ya que las remuneraciones en bruto (es decir, sin aplicar los descuentos de ley) de muchos sectores superan los 30.000 pesos mensuales.

Para comprender la foto actual, es necesario recordar que los barros de hoy provienen de lluvias no tan lejanas: basta observar el nivel de endeudamiento de la provincia, el modo en que creció en los últimos años para afrontar hoy vencimientos anuales que superan los 160 millones de dólares (más de 3.000 millones de pesos, al tipo de cambio actual) para entender la gravedad de la encrucijada.  A cambio de esas deudas, las obras que supuestamente iban a ser financiadas brillan por su ausencia. También los responsables de tales desaciertos siguen gozando del privilegio de la impunidad que suele dar el poder.

EMERGENCIA

Una posibilidad de acercamiento entre el Ejecutivo y la oposición –de cara a los proyectos que el primero espera para contar con asistencia financiera del gobierno nacional- está dada por el proyecto de emergencia que impulsa el FPV, a través de la diputada y ex ministra Gabriela Dufour. Esa iniciativa habría sido bien recibida por el Ejecutivo. “Es un proyecto interesante, que propone un mecanismo de pago para la deuda con proveedores y podemos consensuarlo”, evalúan desde el Ejecutivo.

De todos modos, el principal bloque opositor continúa sumido en posiciones contrarias al pacto fiscal y no son muchos los que están dispuestos a acompañar (que sí los hay, pero temen ser expulsados del bloque), más allá del reencuentro entre Carlos Linares y Néstor Di Pierro en las horas previas al discurso de Arcioni. “Ese diálogo es fundamental para apuntalar a Mariano”, evalúan quienes insisten en leer la política provincial en clave regionalista. Un observador insiste en remarcar el escaso reflejo de ese apoyo a la hora de contar los votos en la Legislatura, mientras otro no menos filoso recuerda los colectivos movilizados desde la urbe petrolera para aplaudir el discurso en Legislatura.

INVERSIONES PETROLERAS Y OBRAS ENMARCADAS EN EL PPP

Como forma de saltar el asfixiante escenario del corto plazo y proyectar acciones concretas, en el gobierno confían en mantener el diálogo con las operadoras petroleras para seguir evaluando los planes de inversión de este año. Aun cuando los números siguen siendo mucho más bajos que los previos al inicio de la crisis del mercado petrolero, hay margen para el entusiasmo y aguardar el recupero de actividad, para insuflar oxígeno a los deprimidas cuentas provinciales.

En ese marco, se insiste en el programa de obras a través de la participación público privada, en sintonía con la normativa impulsada por el gobierno nacional: “el camino Perón (Comodoro-Rada Tilly) es uno de los proyectos que podría impulsarse con esta modalidad”, reconoció uno de los funcionarios provinciales que trabaja en el tema, en sintonía con los dichos del intendente de Rada Tilly, Luis Juncos, días atrás.

También el camino de circunvalación de Comodoro podría activarse en este esquema –señalan desde Rawson-, hay interés de al menos dos constructoras grandes que están trabajando en un ante proyecto”. La modalidad ya fue comentada en este espacio, pero vale repasarla: un privado construye la obra y luego recupera la inversión, en este caso, a través del cobro de peajes por el uso de la misma.

El sistema podría extenderse a la refacción del hospital de Sarmiento y a la culminación del nuevo hospital de Trelew (una de las obras que había sido financiada por el endeudamiento provincial, la otra era un hospital de Comodoro que se diluyó cual bomba de humo). En ambos casos, el recupero para el inversor privado se daría a través de la contratación de camas por parte del sector público, lo que podría quedar plasmado en otro de los objetivos anunciados por Arcioni el viernes, a saber el seguro provincial de salud.

“¿Si queremos ver el vaso medio lleno? Al menos es un poco de agua”, expresa un funcionario con poder de decisión, al que no le causa gracia la otra imagen posible: la de un mero espejismo en pleno desierto.

Se trata de ideas para retomar la iniciativa, en un mes de marzo que debería anticipar un clima más otoñal, pero que aún promete algunos días tan calientes como si estuviéramos comenzando el verano.