MOSCÚ - Las autoridades chinas prohibieron temporalmente a 11 millones de habitantes de la urbe de Wuhan salir de la ciudad.  Allí, en diciembre pasado se originó el nuevo coronavirus, que tras propagarse se cobró ya la vida de 17 personas, según informó The Global Times.

La red de transporte local se mantendrá cerrada a partir de las 10:00 (hora local) de este jueves, mientras que el aeropuerto y las estaciones de tren tampoco estarán abiertas.

La Comisión Nacional de Salud del país asiático cree que esta enfermedad, que ya dejó a más de 400 infectados, podría mutar y propagarse, dado que se transmite a través del tracto respiratorio.

En ese contexto, hicieron una serie de recomendaciones para contener el virus, incluida la desinfección y ventilación en aeropuertos, estaciones de tren y centros comerciales, precisamente en una semana en la que cientos de millones de personas viajan por el país con motivo de las vacaciones del Año Nuevo Lunar.

¿Cómo evoluciona el brote?

La neumonía atribuida al nuevo coronavirus no va asociada con síntomas especiales: los enfermos tienen fiebre, mientras que algunos sufren dificultades para respirar y sus radiografías muestran cambios en los pulmones.

Esta enfermedad de origen vírico no se cura con antibióticos y su tratamiento es sintomático, sin enfocarse en la etiología del mal, según detalló RT en Español. 

La OMS sigue evaluando la gravedad de la situación, aunque no recomienda medidas específicas a las personas que viajen a China. Tampoco se pronunció por el momento a favor de restringir las visitas a ese país asiático.

Pese a que la gran mayoría de los infectados vive en la provincia de Hubei, también hubo casos en Pekín o Shanghái, detectándose algunos casos en Japón, Tailandia, Corea del Sur y EE.UU., en personas que estuvieron en territorio chino.