CHILE (ADNSUR) - El Gobierno Chile expulsará este miércoles a más de 100 migrantes que volverán a sus países, principalmente Venezuela y Colombia,  así lo informó el martes el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, quien visita Colchane, zona fronteriza con Bolivia donde hace semanas se vive una crisis migratoria y humanitaria, quien explicó que estas personas tendrán que dejar el país “por haber ingresado de manera ilegal por pasos no habilitados y estar de manera irregular”.

Los migrantes tomarán un vuelo de las Fuerzas Aérea de Chile (FACH) que parará en Colombia y Venezuela, confirmó a su vez el ministro de Exterior, Andrés Allamand.

En las últimas semanas, el pueblo fronterizo de Colchane ha recibido un aumento  de migrantes que desbordan las precarias instalaciones de esta población de unos 1.500 habitantes. La mayoría de los extranjeros son venezolanos que vienen caminando desde su país para reunirse con familiares en Chile o empujados por las cuarentenas en Perú.

El flujo de migrantes es constante pese a las condiciones climáticas muy adversas, a más de 3.800 metros de altitud y frente a la magnitud del desierto más seco del mundo, donde las temperaturas pueden descender bruscamente en la noche. Colchane no tiene supermercados, alcantarillado o luz durante todo el día y en ese lugar vive sobre todo población aymara, agrícola, ganadera y hasta ahora muy tranquila.

Dos inmigrantes murieron en esta frontera la semana pasada, según confirmó el intendente de Tarapacá, Miguel Ángel Quezada, a Radio Cooperativa la semana pasada, informó Infobae.

Chile ha reforzado a la policía en la frontera para iniciar un “proceso disuasivo”, ha licitado 15 vuelos para realizar expulsiones masivas y también habilitará drones para controlar la llegada de migrantes por el masivo desierto de Atacama, afirmó el ministro Delgado. T

Según cifras de cancillería chilena, unos 500.000 venezolanos viven legalmente en el país, muchos de ellos llegados en los últimos años.