La provincia de Buenos Aires y La Rioja  avanzarán en los próximos días,  en la ampliación de la concurrencia en los lugares cerrados para quienes tengan la primera dosis de alguna de las vacunas contra el coronavirus a los que se les solicitará un certificado. 

En la ciudad de Trelew, Chubut, se analiza la posibilidad de implementar esta medida pero con mayores restricciones, ya que se pediría certificado de vacunación a las personas para ingresar a restaurantes e incluso para circular en colectivo. Sin embargo, desde el sector gastronómico ya manifestaron su oposición a esta iniciativa que calificaron como "ridículo".

Por su parte, Juan Manuel Fernández,  presidente de la Cámara hotelera y Gastronómica de Comodoro Rivadavia, habló con ADNSUR sobre la medida y rechazó la posibilidad de implementarla en la ciudad: "No podemos en este momento, donde estamos tratando de recuperar el sector y que ha habido un pequeño respiro, estar pidiendo que los clientes estén vacunados. Es una locura".

Y aclaró "no somos agentes de control, no podemos controlar eso. Si podemos controlar el tema de que nuestros empleados estén vacunados, que estén protegidos y puedan trabajar con tranquilidad".

Fernández también se manifestó en contra de habilitar un sector para vacunados y no vacunados dentro de los locales. "Creo que no, no estamos en el momento para plantear eso, creo que es innecesario, primero se deberían trabajar otras cosas",  dijo.

Asimismo, afirmó que hoy ir a comer a un restaurante y bar "es uno de los lugares más seguros que hay. Sería ridículo pedir que nuestros clientes estén vacunados", mientras recordó que "fue muy difícil el 2020 y toda la primera parte del 2021, con lo cual hoy por hoy no podríamos decir no al cliente cuando hay protocolo que funciona por una moda europea" de pedir certificados de vacunación.

El referente de la Cámara Gastronómica resaltó que si bien ha habido una mejora en el sector motivado por las vacaciones de invierno y la celebraciones por el Día del Amigo,  lo que ingresa permite pagar deuda antigua que se arrastra desde el 2020. "En un solo día del amigo se facturaba 10, hoy facturamos 5, seguimos con limitaciones", indicó.