CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Cerca del 70% de las empresas que no registraron actividad durante el aislamiento obligatorio aseguran que no podrán abonar el medio aguinaldo a fines de junio sin ayuda del Estado; por eso están solicitando un refuerzo del ATP para afrontar esa carga y analizan negociar con los sindicatos para el pago en cuotas.

Así lo aseguraron dirigentes de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), de la Confederación Empresaria de la Argentina (CGERA) y de la Cámara Argentina de Comercios y Servicios (CAC).

Marcelo Fernández, presidente de la CGERA, destacó que “todos los sectores afectados por la cuarentena (es decir, que debieron cerrar sus puertas) tendrán problemas para abonar el medio aguinaldo, si se mantienen las condiciones de aislamiento actuales”, informó Ámbito.

“El 70% de las empresas ingresó al ATP (programa de Asistencia al Trabajo y la Producción) para pagar los salarios de los meses anteriores; estimamos que lo mismo harán con el de junio y con el medio aguinaldo”, destacó.

El dirigente indicó que “en simultáneo, están analizando negociar con los sindicatos para realizar el pago de este beneficio en cuotas, en caso de que no se pueda contar con la asistencia del Estado”.

Por su parte, Pedro Cascales, vocero de CAME, destacó que “la mitad de las empresas que ya solicitaron el ATP para el pago de los salarios de meses anteriores solicitarán una ayuda adicional para pagar el medio aguinaldo”.

En concreto, el dirigente indicó que, desde la CAME, se está pidiendo al Estado que amplíe el ATP para abonar el medio aguinaldo y para pagar el 100% de los salarios del mes de junio en el caso de las empresas con hasta 40 trabajadores, con lo que se cubriría a la mayoría de las pymes en situación crítica”.

El Secretario de la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y Secretario General de la Federación Económica de Entre Ríos, Mario Grinman, coincidió en que el pago del medio aguinaldo requerirá de la asistencia del Estado.

“Es el mismo escenario que con los salarios. Estamos solicitando que se otorgue un ATP para hacer frente a esa obligación o impulsando su pago en cuotas”, dijo el dirigente y agregó que “el panorama también es difícil para los comercios considerados esenciales porque, aunque están en actividad, sufrieron una caída abrupta de las ventas”.

Por su parte, Daniel Funes de Rioja, uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), destacó que las pymes "no tienen ninguna posibilidad de afrontar el pago del aguinaldo", por lo cual reclamó asistencia del Estado Nacional para abonarlo.

"Tiene que haber asistencia tanto para los salarios de junio como para los aguinaldos", señaló el también presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios.

El dirigente subrayó que el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) "no se le está regalando a nadie, no es una limosna", pero consideró conveniente contar con un seguro de desempleo.

"Hace 20 años que estamos en emergencia y lo único que se nos ocurre es prohibir los despidos y suspensiones o duplicar indemnizaciones, en vez de proteger al trabajador y darles oxígeno a las empresas con un seguro de desempleo como lo tienen Uruguay y los países europeos", enfatizó.

En cuanto a cómo están funcionando las industrias durante la cuarentena, el empresario comentó: "hay algunas, como las de alimentos, a las que el aislamiento no llegó, porque hemos continuado con protocolos internos de prevención. Pero el tema es que hay una gran retracción de consumo".

"Desde 2011 que no se crece en alimentación: ese año exportábamos 30 mil millones de dólares en alimentos procesados y ahora estaremos en 25 ó 26 mil millones; veremos qué pasará este año, porque el mercado internacional se ha complicado y el interno ha caído. La cadena de pagos está complicada, cuando no rota, en algunos casos", evaluó.