BUENOS AIRES (ADNSUR) - Los cementerios porteños de Chacarita y Flores comenzaron a cavar tumbas en sectores específicos destinados a fallecidos por coronavirus. A su vez, también se están utilizando nichos donde no se abona el mantenimiento o tumbas abandonadas para colocar fallecidos que no respondan a la enfermedad.

Esto corresponde al protocolo dispuesto por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, que además estableció el cierre del acceso a visitantes, la suspensión de cortejos y responsos y la limitación a que una sola persona pueda acompañar el momento de la inhumación.

Según informa Cronica actualmente, los cadáveres de fallecidos por coronavirus son enterrados en un ataúd y un bolsa, mientras que en los nichos a esto se le suma un aislamiento metálico. Por su parte, en lo que respecta a la cremación se ingresa con ataúd y bolsa, sin retirar el cuerpo.

Tanto para el entierro como para la cremación, los pocos familiares que pueden acompañar el ataúd deben utilizar guantes y barbijo, y el personal del cementerio usa una vestimenta higiénica particular.