SUDÁFRICA - Un tienda de un centro comercial en Johannesburgo, Sudáfrica, fue víctima de un robo por demás inusual. Al menos tres delincuentes hicieron un amplio túnel en el piso y calcularon el tiempo para poder hacerse del botín sin apuro: se llevaron un valor de 17 dólares en bebidas alcohólicas.

Ocurrió mientras el local se encontraba cerrado debido a la pandemia por coronavirus. El gerente de la tienda Shoprite fue quien descubrió el robo y se llevó una gran sorpresa cuando observó el suelo y vio el agujero de gran tamaño.

La persona regresaba al local con la finalidad de prepararlo y dejarlo en condiciones para la apertura de este lunes, ya que el país entró en una etapa de cuarentena con mayor flexibilidad y apertura de comercios.

"Los ladrones evitaron la entrada principal del centro comercial y utilizaron túneles eléctricos y de aguas pluviales que pasan por debajo para obtener acceso a la tienda. Luego hicieron un túnel a través del piso directamente en el sector de licores y obtuvieron acceso sin lograr ser detectados", anunció en un comunicado la empresa Shoprite.

No se estableció cómo supieron hacer el túnel, ni tampoco el tiempo que les llevó perforar el piso. Lo cierto es que regresaron varias veces para robar y asegurarse de tener una gran cantidad de bebidas en su poder.

Según Oswald Meiring, gerente del Grupo Shoprite, los ladrones fueron grabados por las cámaras de seguridad el 21 de mayo por primera vez. Las imágenes del interior de la tienda muestran a tres sospechosos. Aunque se estima que pudieron colaborar más personas dentro del túnel y ayudar a trasladar la cantidad de bebidas robadas.

Meiring afirmó que se llevaron whisky, ginebra, sidra, vodka y cerveza. Además señaló que las perdidas alcanzan un valor estimado de 300.000 rand sudáfricanos (17.000 dólares). Desde la empresa anunciaron que se estableció una recompensa de R50.000 (2900 dólares) a quien brinde información precisa para detener a los delincuentes.