CATAMARCA - Cada vez son más los distritos que dan marcha atrás en las fases de apertura económica y social ante el aumento constante de contagios de coronavirus. En las últimas horas, Catamarca se sumó a San Luis en la vuelta al aislamiento social preventivo y obligatorio más estricto. La provincia de Mendoza y ciudades como Mar del Plata evalúan seguir el mismo camino. San Juan terminó de transitar esta etapa el viernes.

La decisión de la vuelta a fase 1 en Catamarca la adoptaron las autoridades sanitarias, debido a que unas 700 personas se encuentran aisladas como casos sospechosos de coronavirus. En todo el territorio suman hasta el momento sólo 87 casos positivos confirmados, pero cinco de ellos fueron registrados este domingo y por eso la creciente preocupación.

“Las personas han tomado pésimas decisiones personales al realizar reuniones sociales y no seguir adecuadamente las medidas de prevención en su vida social en general”, indicaron voceros del Comité Operativo de Emergencia (COE) local en declaraciones al diario El Ancasti.

De acuerdo con la información proporcionada, la vuelta a la Fase 1 “no tendrá un tiempo determinado y durará lo necesario hasta poder bloquear a todos los casos sospechosos generados por un puñado de casos positivos que se han manejado de una forma absolutamente irresponsable”.

San Luis

En San Luis, el regreso a la Fase 1 se determinó para la capital, La Punta, Juana Koslay, Potrero de Los Funes, Estancia Grande, El Volcán y El Trapiche. En el resto de las regiones del territorio provincial, en tanto, continúa con el distanciamiento social, preventivo y obligatorio cumpliendo las restricciones y protocolos vigentes hasta el momento.

Según anunció el gobernador puntano, Alberto Rodríguez Saá, el aislamiento más estricto será por un plazo de siete días y sólo podrán circular trabajadores esenciales y personas para realizar comprar elementales, pero en este caso según el número de terminación del DNI: par los días pares e impar los impares.

“Hicimos todo lo posible para no volver a fase uno, es un decisión difícil por todo lo que implica, pero creemos que es la única solución para frenar los contagios”, explicó Rodríguez Saá.

San Juan

La provincia de San Juan determinó la vuelta a la fase 1 el 21 de agosto por un plazo de 15 días. El viernes cumplió con ese período. La decisión se tomó debido aun brote de coronavirus en el departamento de Caucete y a un caso positivo en Santa Lucía.

Al igual que otros mandatarios provinciales, el gobernador Sergio Uñac apuntó al comportamiento social como responsable de estos brotes. “El no apego a las normas o el no respeto a las normas de alguno o de algunos han determinado que una persona que ha ingresado -nexo que estamos intentando determinar- a la provincia de San Juan generó un contagio que motivó que los sanjuaninos pasemos al cumplimiento de una etapa que es la Fase1″, argumentó el gobernador al hacer el anuncio.

Gualeguaychú

La ciudad entrerriana de Gualeguaychú también volvió a la Fase 1 del aislamiento social, preventivo y obligatorio, por lo que la mayoría de los negocios tuvo que cerrar sus puertas.

La decisión la adoptó el Ministerio de Salud basado en un informe presentado por la provincia de Entre Ríos que “da cuenta del agravamiento de la situación epidemiológica y la tensión que esta situación genera en el sistema de atención local”, se destaca en la resolución publicada en el Boletín Oficial.

Mar del Plata

Con el aumento de casos constante, con clínicas privadas anunciando que ya no tienen lugar para pacientes con Covid-19, Mar del Plata se mantendrá en la Fase 3 de la cuarentena.

El intendente Guillermo Montenegro había anunciado la baja de Fase 4 a 3 por diez días, pero cuando este lunes culmine ese tiempo no habrá modificaciones, según le adelantaron a la agencia NA fuentes gubernamentales de la provincia de Buenos Aires.

Mendoza

Al igual que en otras provincias, Mendoza también evalúa la marcha atrás en las fases de apertura en todo el territorio, debido a que la ocupación de camas de terapia intensiva ronda entre el 80% y el 85%. El área metropolitana del Gran Mendoza ya cuenta con nuevas restricciones hasta el 22 de septiembre.

“Si no logramos estabilizar y disminuir la cantidad de contagios, hay que empezar a analizar claramente volver a una situación de aislamiento”, advirtió la ministra de Salud mendocina, Ana María Nadal.

Ante esta situación, instó “a la sociedad para que colabore”. “Tenemos que evitar la circulación de personas, respetar las normas, evitar las reuniones sociales y la relajación”, pidió la funcionaria.