El fenómeno es inusual y completamente inesperado, y desconcierta a los científicos.

"La propiedad más extraña de esta nueva señal es que tiene una polarización muy alta. Esto significa que su luz oscila en una sola dirección, pero esa dirección gira con el tiempo", explicó en un comunicado de prensa Ziteng Wang, autor principal del nuevo estudio en The Astrophysical Journal.

El brillo del objeto varía drásticamente y la señal se enciende y apaga aparentemente al azar, dijo Wang, quien además es estudiante de doctorado en la Escuela de Física de la Universidad de Sydney.

El equipo pensó inicialmente que podría ser un púlsar, un tipo muy denso de estrella de neutrones (muerta) que gira rápidamente, o un tipo de estrella que emite enormes llamaradas solares. Sin embargo, las señales de esta nueva fuente de ondas de radio no coinciden con lo que los astrónomos esperan de este tipo de estrellas.

"Este objeto fue único porque comenzó siendo invisible, se volvió brillante, se desvaneció y luego reapareció. Este comportamiento fue extraordinario", dijo la coautora del estudio Tara Murphy, profesora del Instituto de Astronomía de Sydney y la Escuela de Física de la Universidad de Sydney, en el comunicado.

El objeto fue descubierto inicialmente durante un estudio del cielo usando el radiotelescopio Australian Square Kilometer Array Pathfinder, conocido como ASKAP, que tiene 36 platos que funcionan juntos como un solo telescopio en el Observatorio de Radioastronomía Murchison en Australia Occidental. Se realizaron observaciones de seguimiento con el radiotelescopio Parkes en Nueva Gales del Sur y el telescopio MeerKAT del Observatorio de Radioastronomía de Sudáfrica.

Sin embargo, el telescopio Parkes no pudo detectar la fuente.

Con información de CNN