COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - A un año de su aparición en el mundo, el Covid - 19 aún es una incertidumbre. Quien lo padeció puede contar su propia experiencia y si bien hay factores comunes, cada paciente sufre su efecto de distinta manera, y más de uno se llevó una sorpresa y terminó internado en sala común, terapia intensiva o incluso derivó en la muerte.

En este informe te contamos la experiencia de médicos generalistas de Comodoro Rivadavia, quienes viven de cerca el coronavirus con aquellos pacientes que deben ser internados en sala común, y aquellos que sufrieron el virus pero sin necesidad de ser asistidos en una clínica. Cada uno de ellos nos contó su vivencia en torno a la enfermedad, y las secuelas que sufrieron algunos pacientes a pesar de no haber cursado el virus en forma grave, como quienes terminan en terapia intensiva.

LA EXPERIENCIA DE KARINA Y LILIANA

Karina Oyarzún y Liliana Barros trabajan en Clínica del Valle. Son médicas generalistas y el miércoles previo a entrar al consultorio, luego de una mañana visitando a los pacientes que están internados, dialogaron con ADNSUR y contaron cuáles son las secuelas que vieron en pacientes leves y moderados que no necesitaron internación. “En cuadros leves y moderados vemos la fatiga muscular, dolores musculares, la falta de aire y la agitación que se va con el tiempo”, dice Oyarzún. “La falta de olfato y gusto se ve en algunos menos, pero hay casos. Por ejemplo, esta semana vi a una chica que todavía sigue con falta de gusto y olfato y lleva para tres meses, pero es el único caso”.

Barros se suma a la charla y asegura que también hay pacientes que quedan con insomnio o miedo, como un stress post traumático; e incluso saben de casos de pacientes que tuvieron que consultar a un psicólogo. 

Las médicas aseguran que las secuelas post Covid duran en promedio un mes luego de haber cursado la enfermedad. Pero como la joven, que perdió el olfato y el gusto, hay excepciones. Sin embargo, aún es pronto para saber si esa secuela será permanente o se irá con el tiempo.

Diferente, por su experiencia, es lo que sucede en quienes deben ser internados; pacientes que producto del Covid - 19 sufrieron una neumonía, en algunos casos bilateral. “Ellos quedan con cansancio, con la secuela propia de haber tenido una neumonía. Si le haces una tomografía al mes se ve la mejoría del pulmón, pero también las cicatrices y por supuesto son los que después van al neumólogo para ver cómo está su capacidad pulmonar. En su caso, van mejorando, pero les lleva más tiempo”, dice Oyarzún. “Pero no es lo mismo que una neumonía por una bacteria”, agrega Barros. “En ese caso el paciente se recupera mucho más rápido”.

Cuando la personas sufre neumonía las secuelas suelen ser más complejas. El cansancio suele ser común y a algunos pacientes incluso se les dificulta trabajar o llevar su ritmo habitual. La falta de concentración puede ser otro factor.  

Al ser consultadas por qué características común vieron en los pacientes internados, Oyarzún y Barros no dudan. “Vimos más hombres que mujeres, todavía no hicimos el trabajo de neumonía Covid, pero es lo que notamos. El factor común de todos es la obesidad y algunos diabéticos, y todos ingresaron con insuficiencia respiratoria, esa es la razón de la internación”.

 

LA EXPERIENCIA DE CAROLINA

Carolina Pellegrini es médica generalista de la Asociación Española y cada día atiende a pacientes Covid - 19 que están o estuvieron internados con respiración asistida, en sala Covid. 

Por su experiencia, asegura que el coronavirus “tiene un mecanismo de acción bastante raro” y tanto su evolución como las secuelas que puede dejar son aún un interrogante.

“Es muy variable en cada paciente la evolución. Algunos evolucionan bien y en una semana se van de alta y otros te preguntás qué pasa que no evoluciona. La agresividad que tiene el virus a veces no está tan relacionada con los factores de riesgo, pero es muy particular en cada uno y no podemos pensar en qué secuelas va a dejar hasta que pase el tiempo, veamos las tomografías de control y se vea como evoluciona el paciente”, explica.

Pellegrini, en base a su experiencia, confirma que “el 90% de los pacientes internados por Covid - 19 sufrió neumonía con insuficiencia respiratoria”, es decir necesitó oxígeno. No obstante, reconoce que hay excepciones, y hubo “algunos casos de insuficiencia renal aguda, aunque son los menos”.

Sobre la recuperación afirma que no es fácil y lleva tiempo, ya que una neumonía bilateral requiere una recuperación pulmonar de al menos dos meses, en algunos casos con recuperación kinésicarespiratoria y motora.

“En nuestro caso no es que tengamos que hayan quedado con alguna incapacidad, pero si con fatiga muscular, alguna limitación en alguna actividad de esfuerzo que hacían antes, y recién ahora tenemos que pedir oxígeno domiciliario para algunos pacientes que necesitan continuar con la rehabilitación en la casa”.

“La gran mayoría se recupera bien con mucho trabajo, tiempo y rehabilitación. Algunos pacientes tienen que recuperar la capacidad pulmonar, siempre cuando no queden lesiones pulmonares secuelares, que en realidad estamos viendo recién ahora, porque lleva dos o meses o más poder ver cómo quedó esa tomografía posterior a la neumonía. Pero estamos hablando de pacientes que no necesitaron ser internados en terapia intensiva y en algunos pacientes graves con neumonías severas donde ve que hay fibrosis pulmonar; secuelas que no van a resolver, que hay que manejarlas con kinesiorespiratoria y que van a quedar con una capacidad muy disminuida”.

En todos los casos la recuperación lleva tiempo. A veces mucho trabajo y a veces un poco menos, pero no es fácil volver a la cotidianidad tras haber sufrido alguna complicación.  A todo esto se suma la parte emocional, algo con lo que coincide la especialista. “Es una enfermedad terrible, solitaria, que el paciente puede descompensarse en cualquier momento. Entonces afecta en algunos casos la parte emocional, el miedo a dormirse, hasta la fobia al saturómetro, como un estrés post traumático con una patología grave; el contexto que tiene y la soledad que la enfermedad genera también influye”.

LA EXPERIENCIA DE JORGE

Un paciente por neumonía producto del Covid puede llegar a estar 6 días internado o hasta 25, todo dependerá de su evolución, dicen los médicos. Jorge Benites, jefe de Patologías Prevalentes y Epidemiología del Área Programática Sur y médico generalista del Hospital Regional, asegura que los pacientes de mayor edad suelen ser los que deben estar internados más tiempo; aunque no hay un parámetro único. 

En su caso, le tocó estar de los dos lados: atendiendo pacientes y como paciente, ya que a finales de diciembre sufrió Covid y estuvo internado una semana tras sufrir una neumonía bilateral y falta de aire.  

Para Jorge la explicación está en “el espectro que tiene esta enfermedad”. “Es bastante amplio, hay pacientes que cursan asintomáticos o muy pocos síntomas y una vez terminado los 10 días de aislamiento retoman sus actividades normales sin ninguna secuela, hasta pacientes que evolucionan de forma tórpida”

Respecto a las secuelas, Benites coincide con sus colegas, y asegura que “el agotamiento y el cansancio son secuelas que se ven mucho y que duran bastante tiempo, incluso a veces mucho más de un mes”.

“El olfato es otra de las secuelas. En algunas personas se recupera paulatinamente, pero el tiempo también es largo porque a veces lleva hasta dos o tres meses, incluso hemos visto algunos pacientes que aún no han podido recuperar el olfato. Básicamente son esas las secuelas; después hay secuelas pulmonares restrictivas importantes en aquellos pacientes que pudieron haber estado en internación”.

En su práctica clínica a Benites también le tocó un caso particular: un paciente que tras el alta y la recuperación continuó con “un agotamiento y una fatiga muscular muy marcada”. 

“Es un paciente que empezó a perder peso, que continuaba con una evolución muy tórpida a pesar de su cuadro clínico y a pesar que el cuadro por coronavirus no fue muy marcado. Pero a posteriori se marcaba mucho esta falta de fuerza muscular que se prolongó durante tres meses”, explicó a ADNSUR.

Según contó el profesional, el caso se dio en un paciente de unos 50 años, que no fumaba, no tenía patologías previas ni obesidad, y que tuvo una buena evolución de un cuadro viral de vías aéreas superiores.

Otro caso que le llamó la atención fue el de una paciente de unos 55 años, que un mes después de haber cursado Covid sufrió una rara alergia en la piel. “Tuvo lesiones marcadas en todo lo que es tronco, abdomen, miembros inferiores y superiores, manos y palmas. La erupción cutánea fue muy evidente, se buscaron diferentes opciones y el único antecedente fue haber cursado Covid. Estas erupciones aparecieron incluso un mes y medio después de haber cursado la enfermedad y fueron como lesiones con mucha descamación de piel”.

POST COVID

A un año del inicio de la pandemia aún hay muchos interrogantes que despierta el coronavirus. En Comodoro, según las consultas realizadas, no hay registros de adolescentes que tuvieron que ser internados, y al ver la evolución de los pacientes advirtieron que el séptimo día es fundamental en la evolución de la enfermedad. 

La obesidad, la diabetes y la hipertensión son factores comunes en pacientes con cuadros graves o moderados. Mientras que la fiebre persistentes más de tres días, la falta de aire o el cansancio extremo fueron indicadores para una posible internación. 

Una característica importante y a tener en cuenta, es el desenlace de la enfermedad, ya que como dice Pellegrini es “un virus con el que un paciente de un día al otro empeora muchísimo y en algunos casos sin que haya factores de riesgo. Tiene un mecanismo de acción bastante raro, y un paciente viene evolucionando bien hasta que se complicó. Por eso es importante estar alerta”.

Por el momento es temprano para saber cuáles serán las secuelas permanentes. Sin embargo, tal como indican los profesionales tras la enfermedad es importante realizar los estudios post Covid para llevar un control. 

Quienes sufrieron neumonía y estuvieron en internación deben practicarse una tomografía y análisis de laboratorio. Mientras que quienes cursaron la enfermedad en su casa pueden realizarse una radiografía y los análisis.

“Todo paciente necesita si o si una imagen del pulmón para valorar si quedó una secuela o no”, explica Oyarzún al respecto. “Si no estuvieron internados necesitan una radiografía de tórax y si estuvieron internados por neumonía con insuficiencia respiratoria una tomografía. En Clínica del Valle también hacemos el control cardiológico con una ecografía de corazón en pacientes que tienen morbilidades y sino un electro; es decir una rutina de clínica completa con algún otro parámetro de Covid”, sentenció.

Desde esta columna vaya un agradecimiento a todos los profesionales que durante este último año trabajaron atendiendo a pacientes Covid-19, con todo el compromiso y la responsabilidad que ello conlleva, y en especial a la infectóloga Emilia Villibar y el equipo de la Asociación Española; tanto enfermeros, como médicos y personal de limpieza por la atención brindada durante la internación. Su tarea hace que todo sea más sencillo, tanto para pacientes como familiares.