SANTIAGO DEL ESTERO (ADNSUR) - La imagen se viralizó enseguida y no podía ser para menos. Un padre tuvo que cruzar la frontera de Santiago del Estero a Tucumán con su hija enferma en brazos porque no recibía la autorización.

El padre residente en Santiago del Estero, tiene una hija de 12 años, Abigail, que hace cinco recibe un tratamiento contra el cáncer en la provincia de Tucumán, pero, el martes, cuando quiso cruzar la frontera interprovincial con el auto para llevarla al centro médico tucumano, los efectivos del puesto de control de acceso le negaron la entrada.

Según comentó la familia posteriormente, estuvieron dos horas discutiendo con los guardias del puesto, que les exigían una autorización del Comité de Emergencias, con miedo de que el calor y las moscas del lugar le infecten la herida en la pierna de Abigail.

Al ver que las discusiones con los guardias no estaban llevando a ningún lugar, el padre decidió llevar en brazos a su hija él mismo hasta el centro de salud, que se encontraba a 5 kilómetros del puesto de control.

Al agarrarla en brazos, Abigail comenzó a llorar y a sentir el dolor en la pierna, contó la familia a El Termeño.

"Ella ahora está en crisis, con sus dolores. Cada vez que se despierta, lo único que dice es: ese policía malo, mamá, que no me deja pasar para ir a mi casa", declaró la madre de Abigail para un medio local.