COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  Galíndez además anticipó la próxima creación de una red de cultivadores en Comodoro Rivadavia, para trabajar en línea con la Universidad, INTA y otros organismos que posibiliten obtener un producto con las garantías de calidad necesarias para cumplir con el uso terapéutico.

“La reglamentación incluye tres grandes puntos: el autocultivo; la venta en farmacias; y la participación de la sociedad civil y otras instituciones en pos de la generación de políticas públicas, sanitarias, que tengan que favor con el acceso al cannabis”.

En cuanto a autocultivo, detalló que las condiciones fijadas para cultivar de manera legal, en el artículo 8 de la ley, establece la creación de un registro de cultivadores a partir de una prescripción médica que recomiende el uso del producto, abriendo la puerta a una variedad de patologías que incluso podrían ampliarse por vía de resolución.

¿Quiénes y en qué condiciones pueden cultivar para el uso medicinal? ¿En qué condiciones y cuáles son las exigencias de calidad para dicho producto? Estas son algunas de las preguntas que el abogado, que fue precursor de la normativa en la provincia a partir de la representación de una madre que necesitaba el aceite para su hija, afectada de epilepsia refractaria, respondió en esta entrevista exclusiva.

Además, anticipó que “hay un montón de patologías que van a ser incluidas, mientras que la política pública del pasado apuntó a restringir”, al limitar a sólo una enfermedad la posibilidad de aplicar el tratamiento. Como ejemplo de lo anterior, añadió:

“En el año 2017, en un evento médico del que participamos con CAMEDA (Cannabis Medicinal de Argentina), se contó una experiencia clínica en la que 146 pacientes oncológicos habían solicitado el tratamiento, de los que menos del 20 por ciento se apartó por algunos efectos colaterales. Pero el 80 por ciento continuó con el tratamiento: ahora, ¿con qué aceite? Debía ser clandestino”, lamentó.

Tratamiento para personas y mascotas

Galíndez detalló que desde CAMECO se está trabajando en un proyecto para el cultivo controlado de los socios de la institución, con garantías de control, autorización y calidad, incluso con participación de la Universidad Nacional de la Patagonia.

“Hemos recibido decenas de pedidos, para muchísimas patologías –indicó-. En nuestro sitio web (www.cameco.com.ar) ya hemos iniciado el pedido para cultivos experimentales, para un grupo de pacientes, que van desde niños a adultos mayores o personas con discapacidad, por lo que nuestro equipo técnico está trabajando para lograr un cultivo autorizado, para el uso de personas y también para animales, porque se han encontrado muy buenos resultados en tratamientos también para mascotas”, detalló el abogado comodorense.

Entrá al link de la entrevista y conocé todos los detalles.