SANTA FE - Las comisiones de Asuntos Constitucionales y Legislación General, Salud Pública y Asistencia Social, y Presupuesto y Hacienda de Santa Fé dictaminaron la semana pasada que se reconozca a la higiene menstrual como una cuestión de derechos humanos, por lo que propusieron el suministro efectivo, gratuito e irrestricto de estos productos para todas las personas en el ámbito provincial con el objetivo de reducir las brechas sanitarias entre diferentes sectores de la población.

Detalla que se entiende por productos para la gestión menstrual a todos los elementos que se utilizan para la contención y tratamiento del sangrado de las personas durante el período menstrual, como copas menstruales, toallas ecológicas de tela, esponjas marinas, ropa interior absorbente, toallas descartables industriales y tampones.

La iniciativa propone que estos elementos sean entregados a través de centros de salud, hospitales, escuelas, ámbitos educativos, refugios a cargo de la provincia, y en las cárceles para quienes estén privadas de su libertad, reseña Página/12.

"En los últimos años, organizaciones de mujeres y colectivos feministas impulsaron campañas y acciones que pusieron el tema de la menstruación en la agenda pública de muchísimos países, sentimos que es nuestra responsabilidad generar políticas públicas en Santa Fe en el mismo sentido", sostuvo la legisladora Lionella Cattalini.

La iniciativa contempla que "los productos estén al alcance de todas las personas que lo necesiten garantizando el suministro gratuito e irrestricto, generando conciencia en la sociedad y modificando a partir de la educación todos los estigmas relacionados con la menstruación".

El diputado Fabián Palo Oliver, por su parte, señaló: "Queremos que la menstruación deje de ser ‘cosa de mujeres’, para ser un tema de Estado a la hora de pensar cómo garantizar igualdad de oportunidades para todos y todas".

"Así como el proyecto de ley aborda la igualdad, el derecho a la salud también hace foco en la necesidad de reducir el ausentismo y la deserción escolar que se produce muchas veces en estos períodos normales de las vidas de las personas menstruantes", dijo..

El Colectivo Economía Feminista, que lidera la campaña, y que desde 2017 registra los costos mensuales de los insumos que deben afrontar las mujeres y personas transgénero, advierte que ese sector de la población pasa en total más de 2500 días de su vida, el equivalente a casi a siete años, menstruando, y que el costo promedio actual de los insumos que utilizan es de alrededor de 310 pesos mensuales, y más de 3700 al año.

Según datos oficiales, la brecha de ingresos totales entre varones y mujeres, además, es del 29 por ciento, porcentaje que asciende al 35,6 por ciento cuando se compara a trabajadores y trabajadoras informales.

Fuente: Página /12