COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Tras el reciente informe sobre la canasta básica total en Comodoro Rivadavia estimada en 59.576 pesos, el Observatorio de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la Patagonia reveló cuáles fueron los comportamientos de alimentos esenciales, en una comparación realizada entre los meses de febrero y abril, con subas en el rubro frutas y algunas variaciones negativas en determinados tipos de quesos y cortes de carnes, según explicó el contador César Herrera.

En frutas y verduras tenemos un importante incremento en los rubros de mayor consumo, que son banana, mandarina, naranja y manzanas”, explicó el analista. “El caso de la banana es una situación especial, ya que proviene de Ecuador y hoy es un país muy afectado por el Covid 19, entonces está impedida de llegar. La que se está vendiendo es de Salta, que tiene características diferentes a la vista, según nos explicó un feriante, aunque puede ser de un sabor y calidad similar, pero la gente no la elige tanto”, ponderó.

La variación de precios encontrada en la banana es del 5,79 por ciento, al registrarse hoy en 140 pesos por kilogramo, frente a 132,33 pesos en febrero. “La encontramos en un solo supermercado”, aclaró Herrera.

Canasta básica en Comodoro a $60 mil: las verduras y frutas entre lo que más aumentó

En naranjas, el promedio de abril se ubicó en 111 pesos, lo que significa un 48 por ciento frente a los 75,93 pesos de febrero, aunque en este caso pueden encontrarse distintos precios, dependiendo de la variedad y el uso buscado (pudiendo haber mejores precios en las naranjas destinadas a jugos, por ejemplo). “Hay naranjas de 80 pesos y de 135 pesos, con una variación en el uso y el poder adquisitivo donde se venda”, detalló.

En mandarinas, se registra un aumento del 32,93 por ciento, al pasar de 82 pesos promedio en febrero, hasta los 109 pesos por kilo en abril último. En el tomate perita, el salto es del 53,8 por ciento, con promedios de 144,50 pesos en abril frente a los 93,95 pesos de febrero. “Hay una gran dispersión de precios en tomates, pudiendo llegar hasta los 160 pesos, que uno no sabe si lo miman para que se desarrolle mejor”, bromeó el contador, en diálogo con Actualidad 2.0.

Y si bien advirtió que puede haber factores estacionales, los aumentos están por encima de esa variación. “La mandarina la debiéramos encontrar un poco más barata, pero pasó a 109 pesos, un 32 por ciento más que en febrero”, graficó.

La cebolla registra un alza del 53 por ciento entre febrero y abril, al subir desde 51,93 a 79,45 pesos.

Canasta básica en Comodoro a $60 mil: las verduras y frutas entre lo que más aumentó

Algunos lácteos y carnes con bajas del 25 por ciento

Uno de los productos de mayor variedad es el de los quesos, incluso con disminuciones de precios importantes. “En algún momento había subido a 1.500 pesos el kilo del queso rallado –refirió-, mientras que hoy tiene un promedio de 1.300 pesos, incluso con valores de 800 ó 900, aunque habría que ver su relación precio-calidad. El cuartirolo, porsalut y queso de máquinas, registran una baja promedio de un 20 por ciento”, según se observa en los cuadros correspondientes, elaborados por el Observatorio de Economía que integran César Herrera y Alejandro Jones.

En cuanto a las carnes, puntualizó Herrera que “hace unos meses resultaba más barato el asado sin hueso, que la alternativa de comprar nalga, cuadrada o bola de lomo, que son los cortes más demandados en nuestra zona, por el modo en que la gente cocina. Hoy esa relación se ha revertido, porque estos cortes están en oferta o mucho más baratos que lo relevado en febrero. Como los supermercados comercializan en media res, hubo bajas y subas”.

El asado sin hueso pasó de 391,95 pesos a 520, con una variación del 32,67 por ciento para el período febrero abril. El kilo de cuadrada, en cambio, se ubicó 381,33 pesos, frente a los 480 pesos, registrados en febrero, con una reducción del 20,56 por ciento. Una baja importante detectada en uno de los supermercados relevados también se da en la nalga, con 385 pesos, frente a los 515,98 que promediaba en febrero, con una reducción de precios superior al 25 por ciento.

Una advertencia importante es que en los casos en que se comercializa carne envasada, el precio es mayor al que se rige cuando se comercializa a través de media res, como modalidad de venta de las carnicerías o supermercados.