Un informe divulgado esta semana da cuenta de que para comprar una notebook, en Argentina se necesitan 105 días de trabajo, para reflejar el alto costo al considerar un salario promedio en dólares, ubicándose como el segundo país más caro de Latinoamérica. ¿Qué pasa en Comodoro? ¿Pesa más el precio de los productos tecnológicos, o la caída de ingresos?  

Según el informe de la consultora Focus Market, en el país se necesitan 105 días de trabajo para comprar una notebook. Si el objeto a comprar es un teléfono celular, entonces las jornadas necesarias serán 60. Y para un s mart Tv , 31.

De ese modo, Argentina se ubica como el segundo país más caro. De acuerdo con la consultora, en Venezuela se necesitan 531 días para la computadora, 220 para el celu y 168 días para ver un partido, de fútbol (o de beisbol, en el terruño bolivariano), en un Led Tv  inteligente. 

En el extremo contrario, Chile ofrece los precios más baratos: 50 días para la compu, sólo 20 para el smartphone y apenas 15 para el TV. Con 85 días de trabajo, te volvés equipado. 

La compra de tecnología se dificulta en Argentina, cuya medición de costos resulta la segunda más cara de Latam. Foto: Xataca.com
La compra de tecnología se dificulta en Argentina, cuya medición de costos resulta la segunda más cara de Latam. Foto: Xataca.com

De acuerdo con el informe de referencia, los productos tecnológicos se encarecieron por una menor oferta y desequilibrios de la economía del país, mencionando además la menor producción local. 

"Los salarios medios de los argentinos medidos en dólares han recuperado terreno frente al 2020 debido a una apreciación del tipo de cambio oficial frente a la evolución de la inflación", dijo el director de la consultora, Damián Di Pace, citado por 'iProfesional' . 

“Sin embargo, los precios domésticos de los bienes durables en la canasta de productos considerados en este informe –añadió el director de la consultora-, han tenido aumentos interanuales promedio del 75 por ciento, muy por encima de la evolución del salario en ese mismo período, que ha sido en el orden del 43 por ciento ”.

Los tecnológicos suben por su atadura al dólar y los mayores impuestos 

Para Sebastián Aguirre, del comercio especializado en informática y otros componentes tecnológicos Uniprint, en Comodoro Rivadavia, “esta referencia de costos no es sorpresiva ni tampoco nueva. Ya en 2018 se hizo un informe similar y se consignaba Argentina era el país más caro de Latinoamérica para este tipo de productos”.

Según explicó Aguirre ante la consulta para este informe de ADNSUR, esta relación de costos se puede verificar más atrás en el tiempo, incluso con alguna sorpresa si se mide el valor específicamente en dólares, pudiéndose encontrar hoy valores relativos más bajos.

¿Qué cambió, entonces? Lo que se modificó fuertemente es la relación de ingresos frente a esos precios. El deterioro del poder adquisitivo de los salarios, principalmente, será la conclusión inevitable de este informe.

Pero no nos anticipemos, porque hay también factores nuevos que inciden en los precios actuales.

Una larga cadena en dólares, que al final pasa a pesos

Aunque en el caso de las computadoras y otros elementos tecnológicos hay productos ensamblados en el país, estos  cuentan con componentes que son importados, por lo que dependen necesariamente de la evolución del dólar; y a esto se suma “un alto componente impositivo”, según describió Aguirre.

La medición de Focus Market incluye notebooks, celulares y televisores. Foto: Soy Tecno.
La medición de Focus Market incluye notebooks, celulares y televisores. Foto: Soy Tecno.


“Al consumidor final se le traduce el valor en pesos, pero toda la cadena previa está en dólares –describió-. El otro problema es que en Argentina, ante la escasez de dólares, hay limitaciones para importar, entonces se reduce la oferta de productos, ya sea de Notebooks o de cualquier otro componente, como pueden ser las memorias… ante el sostenimiento o aumento de la demanda, hay un fuerte impacto sobre los precios...

Para tener una idea, una computadora o un smpartphone en Argentina tiene precios de entre 80 y 100 por ciento más alto que el mismo producto en Estados Unidos”. 

Hasta el año 2015 hubo un fuerte auge de productos electrónicos ensamblados en Tierra del Fuego. ¿Esto representaba una posibilidad de mejores precios para el usuario? “Para nada”, respondió Aguirre. 

“En ese momento el panorama era mucho más gris, porque tenías menos oferta y en general comprabas productos de inferior calidad o con menos variantes, con un valor relativamente alto al considerar la calidad del producto”. 

Frente a “los ensambles de la isla”, había una posición dominante y sin mayores opciones en el mercado, ya que había restricciones para importar productos, añadió el empresario comodorense.

“Comprábamos relativamente mal y caro, con el agravante para Comodoro del valor del flete. Comprábamos televisores o computadores que llegaban por partes al puerto de Buenos Aires –describió-. Desde ahí viajaban en camión a Tierra del Fuego, donde se ensamblaban para volver a pasar en camión, frente a nuestras puertas en Comodoro, hacia Buenos Aires. Y allá comprábamos nosotros (los comercios locales) para traer los productos a la ciudad: el valor de ese equipo cargaba con todo el costo hundido de esos fletes, además del último flete hasta acá”.

Comparación de salarios promedio en dólares y precios de productos tecnológicos. Elaboración: Focus Market, citado por iprofesional.
Comparación de salarios promedio en dólares y precios de productos tecnológicos. Elaboración: Focus Market, citado por iprofesional.

La situación actual, como refleja el estudio de Focus Market, tampoco es la ideal. Destinar 105 días de trabajo para la compra de una Notebook, para quien tiene un sueldo promedio que la consultora estimó en 264 dólares mensuales en el país (el informe no aclara si se trata del valor dólar oficial o paralelo), se explica además por impuestos internos para productos importados: 6,5 por ciento si se trata para productos ensamblados en el país y 17 por ciento si son importados.

Los cambios de la pandemia y las exigencias de “la oficina (y de la escuela) en casa”

En contrapartida, muchos sectores sociales han incrementado la necesidad de equipos tecnológicos. La facilidad con la que “la oficina se trasladó a la casa” para quienes se desempeñan en distintos ámbitos, o incluso las “clases virtuales”, en los casos en que esto ha sido posible, motivaron la necesidad de muchos hogares de pensar en re equiparse. 

Además del trabajo en casa, las clases virtuales sumaron mayor necesidad de equipamiento tecnológico en los hogares. Foto: guiainfantil.com
Además del trabajo en casa, las clases virtuales sumaron mayor necesidad de equipamiento tecnológico en los hogares. Foto: guiainfantil.com

Donde había una computadora, fue necesario pensar en una segunda opción, en mejorar la capacidad de conectividad, amplificadores de señal y “hasta cámaras web, que se habían dejado de vender”, contó Aguirre, pero que se revitalizó con las “reuniones por zoom” del último año y medio.

¿Con qué tipo de oferta se encontró el comprador? Con una gama de equipos que para empezar a hablar “en serio”, para algunos trabajos específicos, hay que pensar una gama de precios desde los 70.000 pesos en adelante, llegando a los 150.000 pesos (y más) para una escala de equipos que serán utilizados con alguna exigencia de profesionalidad.

Esto provocó incrementos en la demanda, pero con las restricciones a la oferta surgida de los factores explicados más arriba: limitaciones para importar, impuestos internos, etc.

Un mil por ciento de aumento del dólar y de una pc en casi 7 años

El autor de este informe recuerda haber comprado una máquina, insumo fundamental para la tarea periodística autónoma, por menos de 15.000 pesos en el año 2015, pagada en 12 cuotas, con esfuerzo pero sin mayores sobresaltos. Frente a los precios actuales, el crecimiento llega a casi un 1.000 por ciento.

Paradójicamente, el razonamiento encierra una revelación.

Los casi 15.000 pesos que podía costar una computadora gama media en 2015 equivalían a 1.500 dólares, si se considera que en ese momento el tipo de cambio oscilaba los 10 pesos, cepo mediante. Es decir, medido en dólares, similar al valor actual.

Actualmente, con 1.500 dólares, es decir unos 150.000 pesos al tipo de cambio oficial, es posible acceder a un equipo informático de calidades que van de media a alta.

“Por 1.500 dólares hoy comprás un muy buen equipo, en marcas como HP o Lenovo, con muy buenas capacidades”, graficó Aguirre, al establecer la comparación, mientras que aquella ‘all in one’, de la generación tecnológica de “los ensamblados en la isla”, no salió muy buena: hubo que agregarle un disco sólido y otros intentos, varios años después, para que llegue a un funcionamiento aceptable.

¿Qué significa lo anterior? Que los precios relativos en dólares, hoy, son iguales o algo más bajos que 7 años atrás. Sin embargo, la accesibilidad es diferente: “tal vez cuando pagabas un equipo a 15.000 pesos, el ingreso medio era superior; hoy, si tenés que comprar la computadora y pagar el alquiler, más los costos de la comida, por 150.000 pesos, se hace mucho más difícil”, resumió Aguirre. 

El polo tecnológico de Tierra del Fuego tenía una extensa carga de costos de flete y limitaba la oferta de productos. Foto: minutofueguino.
El polo tecnológico de Tierra del Fuego tenía una extensa carga de costos de flete y limitaba la oferta de productos. Foto: minutofueguino.

No hay sólo un encarecimiento de los productos, o en todo caso las dificultades de impuestos, trabas de importación y limitaciones del tipo de cambio no son el único problema que incide sobre los precios. El factor más determinante, en todos los casos, es la pérdida del poder adquisitivo.

“Por este camino, no va a ser raro que dentro de un tiempo haya otro informe, en el que la cantidad de días de trabajo para comprar la notebook sean más altos que los que se requieren hoy”, advirtió Aguirre.

Y sumó otro razonamiento: si consideramos la cotización del dólar (en ambos casos, ‘pisado’ por circunstancias que escapan al alcance de este informe), entre 2015 y 2021 la diferencia es de un 1.000 por ciento. Lo mismo que en la referencia de un equipo informático estándar. 

Sin embargo, en teoría, la inflación oficial acumulada en estos 7 años ha estado por debajo de ese porcentaje, aun con los elevados índices del 50 por ciento anual desde 2018 en adelante.

Caída de salarios: Chubut perdió un 18 por ciento

El interrogante que surge entonces, a partir de la apreciación anterior, es cómo evolucionaron los salarios en el mismo período.

Un informe de la Fundación Mediterránea divulgado días atrás da cuenta de que el salario real en todo el país cayó un promedio de casi 4 por ciento frente a la inflación, acumulada en el 40 por ciento durante 2020, con situaciones muy disímiles entre las provincias.

Al considerar la última década, midiendo desde 2011 a 2021, ese trabajo pondera que las provincias patagónicas se vieron entre las más afectadas, destacando los casos de Tierra del Fuego, con una merma del 20 por ciento y de Chubut, con un 18 por ciento de caída real del salario. 

Entre las causas de ese deterioro, el informe señala los problemas en la cotización del petróleo y los graves problemas administrativos de algunas de estas jurisdicciones, entre las que basta con recordar los endeudamientos de Chubut para no ahondar, en esta oportunidad, en las causas de aquellas pérdidas.

El auge de las reparaciones

Daniel Ojea es técnico en reparación de computadoras e instalador de redes y confirmó también, desde su experiencia, la percepción que viene decantando hasta este punto del informe:

“Es así. El valor de las máquinas no ha cambiado, en muchos casos incluso ha bajado, considerando el precio en dólares. Obviamente, los productos son más caros para nosotros”, comentó el técnico. 

Frente a esa realidad, Ojea nota también una demanda más alta en reparaciones o actualizaciones de equipos, con las posibilidades técnicas que ofrece hoy el mercado. La incorporación de un disco sólido, por caso, con unidades que pueden oscilar entre 6.000 y 9.000 pesos, es una alternativa para dotar de mayor velocidad a una computadora que de otro modo “se nos ha transformado en un carro”.

La incorporación de un disco sólido es una de las reparaciones que mejoran el rendimiento de notebooks y PC.  Foto: spartangeek.com
La incorporación de un disco sólido es una de las reparaciones que mejoran el rendimiento de notebooks y PC. Foto: spartangeek.com

“Es el mejor invento en muchos años –aseguró Ojea-, porque antes la única herramienta que teníamos para mejorar el funcionamiento era agregar un poco de memoria RAM, o cambiar el sistema operativo, que tampoco era mucha la mejora. Ahora, con estos elementos, parece magia. No en todos los casos se puede, pero es una muy buena opción”.

Como conclusión, el técnico aceptó la siguiente estimación: con una notebook o PC de escritorio a medio uso, es posible una reparación para mejorar su funcionamiento con montos que pueden estimarse en el orden de los 15.000 a 20.000 pesos, para “tirar un tiempo más”. Frente a los costos de una nueva, que arranca en los 80.000, bien vale considerar estas alternativas.

Ojea dejó otro dato inquietante: “Esa máquina que pagaste a 1.500 dólares en 2015, con las mismas características, hoy debe estar más barata, más cerca de los 1.000 dólares”, le dijo al esforzado escriba de este artículo.

Doble preocupación: o pagó de más en aquel momento, o la memoria ya no es tan buena. Después de todo, no sólo las máquinas se ponen más viejas, más lentas y menos confiables. ¿Habrá discos sólidos para mejorar el funcionamiento humano?