CALETA OLIVIA (ADNSUR) - El hecho ocurrió en Caleta Olivia, donde el profesional, identificado como Rubén Miranda, fue denunciado penalmente por evadir el aislamiento social, preventivo y obligatorio que debía cumplir por haber estado en el extranjero. El médico estuvo en Chile luego de unas vacaciones, y pese a que el viernes pasado ya la Organización Mundial de la Salud (OMS) había declarado al coronavirus como una pandemia, el profesional decidió hacer consultorio y atender varios pacientes.

Así lo hizo hasta el día de ayer, cuando finalmente empleados y colegas de la clínica privada Cruz del Sur acudieron a la Seccional Primera de Policías, que luego derivó las actuaciones a los estrados de la jueza federal Marta Yáñez.

"El médico va a entrar en cuarentena preventiva", confirmó la jueza a La Opinión Austral. Y agregó: "fue imputado por el delito de contravenir el decreto de necesidad y urgencia. Estamos llamando a todas y cada una de las personas que tuvieron contacto estrecho con esta persona, para prevenirlos de que aguardar cuarentena”.

La irresponsabilidad del médico causó indignación en la Clínica, donde su situación era un secreto a voces desde hacía días. Incluso, varios trabajadores manifestaron su preocupación, aunque temían perder su fuente de trabajo si lo acusaban.

Según detallaron fuentes de la clínica, los días martes y miércoles pasado, el médico atendió a una buena cantidad de pacientes.  Este es el primer caso de desobediencia que se registra en la Provincia de Santa Cruz, en el marco de la pandemia desatada a nivel mundial.