COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La vacuna rusa y su aplicación en la provincia de Chubut viene signada por el escándalo.

El robo de 30 dosis del Hospital Regional informado este lunes por ADNSUR, que ocurrió días atrás, tuvo un antecedente polémico en Trelew.

En ese momento, en los últimos días de enero se supo que una serie de vacunas habían perdido la cadena de frio.

Unas 140 dosis de la vacuna Sputnik V que habían llegado en la segunda tanda enviada por el Gobierno nacional a Chubut para vacunar al personal de salud, debieron ser descartadas tras perder la cadena de frío mientras permanecían almacenadas para su aplicación en el hospital de Trelew.

Las autoridades de ese hospital deslindaron responsabilidades y deslindaron en el Area Programática que depende del Ministerio de Salud provincial.

Las vacunas Sputnik V contra el coronavirus requieren de un estricto cumplimiento de condiciones, ya que las dosis tienen que mantenerse en todo momento a 18° bajo cero para su conservación.

“Las situaciones con las cadenas de fríos son eventualidades que pueden ocurrir, están previstos y –por eso- hay una reserva de vacunas para poder suplementar estos casos que puedan suceder. Pero uno no está preparado para que roben y da mucha tristeza que puedan pasar estas cosas dentro del equipo de salud. Va a ser muy importante clarificar –pronto- quien sustrajo las vacunas y el objetivo que persiguió. No podemos vivir estas situaciones dentro del equipo de salud porque no entristece mucho”, aseguró este lunes a ADNSUR el ministro de Salud, Fabián Puratich, al referirse a ambos casos.