CAPITAL FEDERAL - La Fundación Huésped y la Fundación Doctor Socolinsky anunciaron el inicio en el país del estudio de fase 3 de la vacuna contra el SARS-CoV-2 desarrollada por el Beijing Institute of Biotechnology, CanSino Biologics Inc, de China.

Este tipo de pruebas ya se realizaron en la Argentina con otras vacunas para neutralizar al coronavirus, como fue el caso de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTec. Si bien ser parte de los países que nutrieron de voluntarios a las pruebas de los laboratorios invitaba a pensar que luego el país se vería beneficiado para conseguir la vacuna, como se vio en el caso de Pfizer, eso no es así. "Nos pidieron condiciones inaceptables", dijo este miércoles Ginés González García, ministro de Salud de la Nación, sobre los requerimientos de ese laboratorio para venderle la vacuna a la Argentina.

Pedro Cahn, fundador y director científico de la Fundación Huésped, explica que el beneficio de que haya voluntarios argentinos sería el de contribuir con la respuesta mundial frente al Covid-19 y, además, habría 4000 argentinos vacunados. Pero agrega que estas pruebas no tienen relación con alguna prioridad que el país pueda recibir en futuros acuerdos.

En la Argentina, la Fundación Huésped también forma parte de los estudios de la fase 3 de la vacuna china contra el coronavirus de Sinopharm Group, que desarrolla el Laboratorio Elea Phoenix.

Voluntarios ingresan a un centro que participa del ensayo de otra vacuna china en la Argentina, también supervisado por la Fundación Huésped Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk

El desarrollo de CanSino Bio es una vacuna vectorial que utiliza un adenovirus 5, que es un adenovirus humano. "En las vacunas vectoriales se utiliza adenovirus de chimpancé, como es en el caso de la vacuna que desarrolló la Universidad de Oxford. Los rusos usan el adenovirus 25 y en la segunda dosis, el adenovirus 5. El adenovirus es un virus defectuoso porque se le saca la parte que puede dar la enfermedad y se introduce material genético para que el organismo genere anticuerpos", describe Eduardo López, infectólogo, asesor presidencial durante la pandemia de coronavirus y miembro de la Fundación Socolinsky.

Esta vacuna, según indica López, atravesó los estudios de fase 2 con muy buenos resultados en la generación de anticuerpos -incluso superiores a los que se obtienen de los tratamientos con suero de convaleciente- y se habrían detectado bajos efectos adversos.

Ahora está abierta la inscripción para 8000 voluntarios (el estudio alrededor del mundo será con 40.000 personas en total) de entre 18 y 80 años que quieran participar de las pruebas correspondientes a la fase 3. También estarán habilitados aquellos que tengan alguna comorbilidad.

"Se compara contra placebo, es decir, a la mitad se les inyectará la vacuna y a los otros no, eso es lo que piden las autoridades regulatorias. A quienes se presenten para participar del estudio, se les hará un monitoreo durante un año con llamadas telefónicas semanales para ver cómo evolucionan. Luego de un año se les sacará sangre para ver el nivel de anticuerpos y a los que se les dio placebo se les aplicará una dosis real. Por eso, esta sería una vacuna que estaría lista para la distribución a partir de mediados del año que viene", agrega López.

Según explica el especialista, la vacuna de CanSino Bio requeriría de una sola dosis para generar los anticuerpos suficientes para neutralizar al coronavirus. Además, requiere ser almacenada con un frío de heladera. Estas dos cualidades la diferencian de otras que requieren dos dosis y deben ser trasladadas a temperaturas bajo cero. De este modo, la logística para distribuirla sería más sencilla y tendría un valor más bajo que las otras.

Los voluntarios podrán asistir para aplicarse la vacuna a 11 centros de salud en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y Mar del Plata. Para inscribirse están disponibles los siguientes medios de contacto:

A través de Whatsapp:11-2292-4282 y 11-2284-6845 

Mail: info@protegervacunacion.com

Fuente: La Nación