Sheila Oyarzo, junto a sus compañeras del Colegio San José Obrero de Comodoro Rivadavia, decidieron en una de las materias crear un “peluche" que permitiera la estimulación temprana de niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) de forma didáctica. Y así fue que nació en 2018 "P.E.I" (Peluche de Estimulación Interactiva).

 El oso, con funciones didácticas, fue presentado en la Feria de Ciencia de Chubut pero incluso llegó a participar de instancias nacionales. Ahora, ya egresadas sus creadoras y cursando distintas carreras, buscan reflotar este proyecto. 

Peluche_de_Estimulación_Interactiva

“En su momento recibimos mucho apoyo y acompañamiento, inclusive con posibilidades de comercializar. Ahora el grupo volvió a reunirse y nos hemos propuesto avanzar con el proyecto”, contó Sheila a Diario Jornada. Pero el objetivo ahora es fabricar alrededor de diez dispositivos para ser donados a instituciones.

Según precisó, el peluche “tiene distintas texturas para generar esa sensación y de acuerdo a la parte que se toque, puede reproducir canciones didácticas; enseñar los colores, el abecedario, los números y los sonidos que emiten los animales entre otras cosas”.

El prototipo- que si bien es un oso pero que ya se piensa en otros animales - cuenta con un parlante en la boca además de otras herramientas. "Al presionar la mano derecha, el oso se presenta a sí mismo con el fin de que relacione que dicha mano se estrecha al ser saludado. Ilumina sus cachetes al ser abrazado demostrando amor, alegría y la transparencia de las emociones. Tiene una corbata de varias tonalidades que al ser apretada reproduce una canción para el aprendizaje de los colores principales”.

El peluche de interacción para niños con Tea. Foto: Jornada.
El peluche de interacción para niños con Tea. Foto: Jornada.

En cuanto a su confección, Sheila explicó que se utilizó velcro porque permite calmar “nervios” al experimentar la sensación de telas con texturas. “En la espalda tiene un cierre invisible para tener la facilidad de abrirlo en el caso que se le tenga que extraer el circuito electrónico interno o para reemplazar las pilas”, agregó

“Lo que pretendemos lograr es una herramienta educativa interactiva donde el chico sea estimulado de manera multisensorial mediante juegos, incorporando sonidos, aprenda a diferenciar colores, conozca distintas texturas y logre relajarse a través del peluche”, sostuvo la ex alumna que tiene distintas proyectos para el peluche, incluso su comercialización.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!