CALETA OLIVIA (ADNSUR) -   La ciudad de Caleta Olivia ya superó los 40 muertos por coronavirus y la curva de contagios no frena, pese a todos los esfuerzos que se están realizando en los dispositivos del Plan DetectAr que posee la localidad y el hospital para contener la emergencia sanitaria, la muerte llega de igual manera a esos pacientes que dieron batalla a este virus.

Ante esta situación el cementerio de la ciudad caletense atraviesa un complejo momento porque a pesar de que hay vecinos que fallecen por causas naturales, crece el número de victimas de covid.  

José Espinoza, subsecretario de Obras Públicas, explicó que la ciudad creció muchísimo en los últimos años, y “con la pandemia nos vemos desbordados. Hay que ocupar el poco espacio que queda. Se están buscando lugares adecuados para enfrentar todo esto”, dijo.

Y aclaró que respecto de los fallecidos por causas naturales, desde el sector se encuentran trabajando con los nichos. “Se hormigonó la última fila de un módulo de 7 nichos que comprenden a un total de 32. Luego se comenzará con la platea para la segunda tanda”, reconoció.

Por protocolo nacional, los pacientes que mueren por coronavirus deben ir enterrados bajo tierra o los restos ser cremados. “Si bien estamos encargados de hacer las estructuras para las muertes naturales, hay muy poco espacio para las muertes por Covid”, manifestó Espinoza.

En este contexto, afirmó que “se está pensando buscar otro cementerio, es lo ideal. Se estaban fijando en el predio de la zona sur, otro de los ingresos de la ciudad, hay que ver la superficie para ganar el sorteo. Debe ser un lugar acorde para los ciudadanos”. Y además, se está analizando la posibilidad de hacer un relevamiento de aquellos espacios que no pagan impuestos de los terrenos donde las familias planean construir bóvedas.

“Deben hacer ese trabajo, para tratar de solucionar esos problemas, y si no se ocupa utilizarlo para este caso. En muchos casos el pedido ha caducado”, afirmó el funcionario a La Opinión Austral.