CHINA (ADNSUR) - Después de haber sido el epicentro del coronavirus, China se enfrenta de nuevo a un brote por una bacteria contagiosa: la brucelosis. En este caso, la infección no es desconocida, pero la aparición de esta afección, transmitida a través de los animales, es altamente contagiosa.

En la ciudad china de Lanzhou, en la provincia de Gansu, al noroeste de China, más de 6.000 personas han dado positivo en esta enfermedad, pero en esta ocasión no ha sido motivo de una transmisión animal, sino que la bacteria se escapó de la planta de vacunas de un laboratorio hace ya más de un año.

Como informó el medio alemán 'Deutsche Welle' (DW), la comisión de salud de Lanzhou declaró en el mes de septiembre: “El brote se ha originado en una fábrica biofarmacéutica propiedad de China Animal Husbandry Industry Co. La fabrica utilizó desinfectantes vencidos para fabricar vacunas contra la brucelosis, dejando la bacteria en su gas residual”, añadieron.

Ese gas residual que mencionó la comisión de salud de Lanzhou formó con posterioridad unos aerosoles que, a través del viento, llegaron hasta el Instituto de Investigación Veterinaria de Lanzhou, donde se detectó un primer brote de brucelosis en noviembre del año pasado.

Más de 6.000 contagios un año después

Según un informe del diario chino ‘Global Times’, 6.620 personas han dado positivo por brucelosis en la ciudad del noroeste de China tras haber realizado pruebas a un total de 55.725 individuos. Hasta el 14 de septiembre se habían registrado un total de 3.245 infecciones por la enfermedad bacteriana, por lo que los nuevos datos podrían indicar un posible aumento de positivos en los próximos días, ya que las autoridades chinas prevén seguir haciendo pruebas al resto de la población.

La brucelosis

Los síntomas de esta enfermedad son parecidos a los de la gripe y el coronavirus (fiebre y dolor de cabeza). A diferencia de estas afecciones, la incubación de la brucelosis tendría un periodo de cinco a 60 días. Suele tratarse con antibióticos y los pacientes no acostumbran a desarrollar manifestaciones graves.

Transmisión

Por norma general, esta enfermedad se transmite de animales a humanos a través del contacto directo con las especies infectadas, pero también al consumir algún producto animal contaminado o crudo, así como al inhalar los aerosoles contaminados por la enfermedad en el aire.