COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La desocupación perjudica en Chubut en mayor medida a mujeres que a los hombres, mientras que la brecha de ingresos alcanza el 48 por ciento en desmedro del género femenino en el aglomerado Comodoro Rivadavia-Rada Tilly, ubicándola como la brecha más pronunciada a nivel país.

Estas son algunas de las principales conclusiones del informe “Monitor de Género Chubut”, elaborado por la economista Manuela Barisone, de la consultora Ventosur, elaborado en base a datos de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC, correspondiente al cuarto trimestre de 2019.

“La brecha de género es una medida de la diferencia entre el ingreso de un hombre y el de una mujer, en promedio. El porcentaje indica cuánto menos gana la mujer respecto al ingreso del hombre”, explica el informe, al que tuvo acceso ADNSUR.

Entre las conclusiones, se destaca que la diferencia en el ingreso de hombres y mujeres alcanza el 48 por ciento en Comodoro-Rada Tilly, especialmente en el ámbito privado, aunque tiende a atenuarse en los sectores de mayor calificación profesional, pero con indicadores igualmente elevados: 48 por ciento en empleo no calificado (la diferencia en contra de una mujer frente a un hombre que realiza una tarea similar), mientras que en empleo calificado la diferencia se ubica algunos puntos por debajo, en un 44 por ciento.

Brecha salarial: en Comodoro, una mujer gana en promedio la mitad que un hombre

“Esto implica que la mujer gana la mitad que el hombre, en promedio”, añade el trabajo. “La brecha de ingreso resultó menor para los trabajos calificados (profesionales, técnicos y operativos). Esto se verificó en los cuatro casos, con una diferencia de magnitud que va desde 4 a 37 puntos porcentuales”.

Si bien se trata de valores promedio, en el sector privado esa diferencia puede ascender hasta un 60 por ciento.

Esa diferencia es mucho menor en el aglomerado Rawson-Trelew: “Por el contrario, en RW-TW la brecha (16%) fue menor a la registrada para el Total Nacional, el Total Patagónico y el aglomerado CR-RT. En este caso, la mujer gana el 84% de lo que gana un hombre”, añade el informe.

A nivel nacional, la brecha a favor de los hombres, en empleos no calificados, alcanza el 36 por ciento, mientras en la región patagónica el promedio es del 45 por ciento. En trabajos calificados, la diferencia es más marcada: el promedio nacional es de sólo un 19 por ciento, mientras en la Patagonia se ubica en el 36 por ciento.

Menor inserción laboral

Otra de las conclusines refleja que también a la hora de incorporarse al mercado laboral sigue habiendo diferencias importantes.

“El porcentaje de desocupados/as fue mayor en mujeres, para ambos aglomerados. Por otra parte, la desocupación fue menor en CR-RT que en RW-TW para ambos sexos. La proporción de ocupados/as demandantes fue mayor entre las mujeres, en ambos aglomerados. Es decir, hubo más mujeres que hombres buscando trabajar más”, lo que refleja insuficiencia de los ingresos o la búsqueda de mejores condiciones laborales.