CAPITAL FEDERAL - El exvicepresidente Amado Boudou está condenado a cinco años y diez meses de prisión por el caso Ciccone y pidió ante la Cámara Federal de Casación Penal que mantenga el arresto domiciliario para cuidar de los dos hijos que tiene, que son mellizos y menores de edad.

Boudou tiene sentencia confirmada por la Corte Suprema de Justicia por cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública. Le revocaron el arresto domiciliario, el exfuncionario apeló y el máximo tribunal penal debe resolver el pedido.

Los magistrados tienen cinco días hábiles para determinar si permanece con arresto domiciliario en la lujosa mansión en la que vive en Avellaneda o vuelve a la cárcel.

“La firmeza de la condena impuesta no tiene injerencia en la concesión del arresto domiciliario”, plantearon los abogados de Boudou, Alejandro Rúa y Graciana Peñafort.

Además expresaron que el hecho de que el exministro de Economía permanezca detenido en la casa donde vive “constituye una alternativa al encarcelamiento, destinada fundamentalmente a tutelar a los menores a su cargo, sus derechos y garantías y, concretamente, su integridad”.

Manifestaron su arresto domiciliario "resultaría beneficioso para que sus hijos cuenten con su presencia diaria y puedan recibir el acompañamiento, cuidado, atención y contención emocional necesaria para su adecuado desarrollo y crecimiento", al mismo tiempo que remarcaron que ambos padres "colaboran activamente en su cuidado y además trabajan en torno al horario de los niños". 

Respecto al lazo afectivo o vínculo emocional que establece un niño con sus padres, enfatizaron que separarlo de sus hijos de 3 años "implicaría una gran vulneración a sus derechos”.

Fuente: TN / Télam