CENTENARIO (ADNSUR) - Una pareja de jóvenes llevó a su bebé de cuatro meses al cuartel de Bomberos Voluntarios ya que se atragantó con leche y no podía respirar. Thiam estaba azul y los bomberos rápidamente lo socorrieron, le realizaron la maniobra de Heimlich y le salvaron la vida tras lograr desobstruirle las vías respiratorias. 

La familia de Centenario (Neuquén) vive a seis cuadras del cuartel y este domingo a la tarde, sobre las 19.33 llegaron desesperados a pedir ayuda.  

Claudio Buttaro, Francis Muñoz, Miriam Penchulef, Julián Álvarez y Andrés Lugo fueron los bomberos que actuaron rápidamente para salvarle a la vida a Thiam. 

“Mis compañeros lo atendieron y le aplicaron la maniobra de Heimlich para generarle la desobstrucción. Según el protocolo de acción como es un lactante, se le aplicó la maniobra que consiste en ponerlo de espalda en 45 grados y darle cinco golpes, en el medio de los omóplatos, y cinco respiraciones de rescate”, relató el subjefe del cuartel de Bomberos Voluntarios de Centenario, Patricio Álvarez, a LM Neuquén.

Contó que el bebé vomitó y reaccionó cuando le practicaron las cinco palmadas en la espalda.

El chiquito había pasado algunos minutos sin respirar, ya que estaba prácticamente azul, paro afortunadamente le salvaron la vida. “Fueron menos de 20 segundos entre que lo sostiene mi compañero en brazos, le hace la maniobra y empieza a reaccionar”, dijo Álvarez. 

“El bebé había tomado la leche, nada más. A veces el regurgitar de la leche que es un vomito, no lo alcanza a tirar y genera ese ahogo que obstruye la vía aérea. Cuando uno se atora, la glotis se cierra enseguida, se protege, por eso se tiene la sensación de quedarse sin aire. En los bebés es lo mismo, mucho más rápido a pesar de que sea líquido”, explicó.

Explicó que en estos casos, lo ideal es poner al bebé en posición de 45 grados y lograr ese relajamiento con los cinco golpecitos en la espalda para que el liquido salga y se desobstruya la vía aérea, según detalló LM Neuquén. 

"El poder de decisión tiene que ser inmediato porque el tiempo que se queda sin respirar, que no ingresa oxígeno en el cerebro, más en una criatura en formación, es realmente complicado porque las secuelas pueden ser importantes”, alertó. 

Por eso, dijo que lo mejor es que los padres cuenten con las herramientas básicas de primeros auxilios y hagan cursos de RCP para poder ayudar a sus hijos ante una situación como ésta.