Luego de que este martes por la tarde la Cámara de Diputados aprobara el dictamen de mayoría impulsado por el Frente de Todos de reforma al impuesto a los Bienes Personales, surgió el interrogante de qué cambiará y cómo afectará a los ciudadanos.

Una de las principales modificaciones es la suba del mínimo no imponible de $2 millones a $6 millones y de $18 millones a $30 millones para inmuebles destinados a casa-habitación del contribuyente, montos que se ajustarán anualmente por la inflación correspondiente a octubre del año anterior al del ajuste, en relación al mismo periodo del año anterior.

Este cambio, aseguraron desde el oficialismo, generará un beneficio para 500.000 contribuyentes que dejarán de pagar el impuesto en 2022.

Por otro lado, la alícuota máxima para bienes en el país se incrementará de 1,25% a 1,5% para el caso de patrimonios mayores a los $100 millones, algo que abarcaría a 16.000 contribuyentes.

La alícuota para bienes en el país se incremntará, por su parte, a 1,75% para patrimonios mayores a los $300 millones.

En cuanto a la alícuota máxima para bienes en el exterior, los patrimonios mayores a $18 millones tendrán un aumento del 2,25 por ciento, y para evitar ser alcanzados por el mismo los contribuyentes pueden “repatriar” una parte de sus fondos siguiendo las normativas de la AFIP.

Adicionalmente, el Poder Ejecutivo tendrá la posibilidad de disminuir las alícuotas cuando se realice esta repatriación.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!