COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “Que más puedo pedir a esta edad”, se pregunta Víctor Gómez, un abuelo de 88 años que ya pisa los 89 y que este miércoles recibió la segunda dosis de la vacuna contra el Covid 19. 

Con una mujer que lo asiste a diario, Víctor llegó desde del barrio Moreno de Kilómetro 3 al Gimnasio Municipal N° 2 y fue uno de los primeros abuelos en colocarse la segunda dosis de la Sputnik V.

Para Víctor es una batalla ganada. No solo porque el año pasado venció al Covid casi sin síntomas, sino también porque el año pasado estuvo en silla de ruedas, y hoy puede caminar tranquilamente, solo con ayuda de un bastón.

“Tuve un problema de piernas”, cuenta a ADNSUR. “Estuve seis meses en silla de ruedas, pero empecé despacito a caminar y ahora voy un poco más, pero ayudado con el bastón y con cuidado. También es la edad, tengo artrosis. Así que qué más puedo pedir a esta edad”, repite con una sonrisa.

Víctor junto a la vacunadora que este miércoles le aplicó la segunda dosis de Sputnik V.
Víctor junto a la vacunadora que este miércoles le aplicó la segunda dosis de Sputnik V.

Víctor forma parte de esa generación que nació en otro lugar e hizo grande el Comodoro de antes. En su caso, llegó de Catamarca cuando tenía 20 años, entró a trabajar en la vieja estatal YPF y nunca más se fue. “Trabajé 40 años en YPF, me jubilé en el 91 y sigo viviendo en el barrio Moreno. Soy más patagónico que catamarqueño. Hice hasta el servicio militar acá, en Colonia Sarmiento”, dice con orgullo.

Víctor no tuvo hijos, pero sí tiene hermanos y sobrinos. Precisamente uno de ellos le gestionó el turno y el último 29 de marzo recibió la primera dosis de Sputnik. 

Luego de la resolución del Ministerio de Salud de la Nación, de diferir la aplicación de la segunda dosis por 90 días, creía que iba a tener que esperar 3 meses para completar su vacunación. Sin embargo, gracias a que llegó a Comodoro un lote de vacunas de segunda dosis de Sputnik V (la única que tiene un segundo componente), pudo vacunarse y así completar su inmunización. 

Batalla ganada: son de Comodoro, tienen más de 88 años y completaron su vacunación contra el Covid

Aurora De Sousa, de 88 años, fue otra de las personas que este miércoles llegó hasta el Gimnasio N° 2. En su caso lo hizo con su hijo, Eduardo, desde las 1311 Viviendas. “Estaba tranquila. Con la primera dosis me fue muy bien, los chicos son muy amables con nosotros los mayores. No hay palabra para decir lo bien que te atienden acá, así que estaba tranquila, no me dolió ni nada”, dijo a ADNSUR tras aplicarse la vacuna.

A diferencia de Víctor, ella llegó a Comodoro Rivadavia desde Buenos Aires, pero hace solo dos años, luego que su hermana, compañera de vida, falleció. Con el alquiler a cuestas y las dificultades económicas del momento, su hijo le ofreció vivir con ella y desde entonces está radicada en Comodoro Rivadavia, ciudad que le gusta, excepto por el viento. “Me gusta mucho, estoy acompañada, sacando el viento fue para bien”, dice entre risas. “El lugar donde vivimos es tranquilo, la gente es muy solidaria y ahora estoy muy contenta por haber recibido la vacuna porque cuando uno llega a cierta edad es muy peligroso”.

Eduardo también está feliz. Por suerte no tuvieron que sufrir el Covid de cerca y ahora su madre está inmunizada. Sin embargo, admite que le preocupa el avance de una posible segunda ola y le gustaría que haya mayores restricciones. “La cosa está bastante complicada con la segunda ola. Yo creo que se tendrían que adherir a algunas medidas a nivel nacional, como el cierre de colegios. Los que vivimos acá tenemos mucho miedo del colapso del sistema sanitario. Arcioni se debería acoplar a las medidas de Alberto de cerrar los colegios o que haya clases virtuales”, dijo este hombre que llegó a “esta ciudad que te abre las puertas”, en la década del 90, en tiempos de privatizaciones y desindustrialización.

Aurora junto a su hijo, Eduardo, esperando la libreta de vacunación.
Aurora junto a su hijo, Eduardo, esperando la libreta de vacunación.

Elizabeth Ana Vera de 94 años también se vacunó este miércoles contra el Covid y no pudo ocultar su agradecimiento a Virginia López, la médica clínica que la vacunó

Luego que le aplicaron la segunda dosis de Sputnik V, en el auto, no paraba de agradecer, tal como se ve en un video publicado por el Área Programática Sur, todo un símbolo de cómo los adultos viven este momento, llevándole caramelos, chocolates o cualquier detalles a los vacunadores.

La mujer al hablar con ADNSUR solo tuvo palabras de agradecimiento. “Gracias, gracias... a la edad de uno tiene hay que agradecer lo que hacen por uno porque uno puede hacer poco por los demás. Yo vine de Caleta Córdova. Ya me vacuné con la primera dosis. Me siento bien, y me sentí bien, así que espero seguir así”, dijo con emoción.

En su caso, Elizabeth llegó a Comodoro en la década del 50, trasladada por la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL) que en los 90 pasó a ser Telefónica. Allí trabajó cerca de 35 años, hasta que se jubiló. Este miércoles llegó al Gimnasio N° 2 acompañada por una de sus nietas, Gabriela, y completó su vacunación Covid; una batalla ganada en esta lucha contra el Covid.  

Elizabeth no ocultó su agradecimiento al personal de salud que trabaja en la vacunación.
Elizabeth no ocultó su agradecimiento al personal de salud que trabaja en la vacunación.