Desde el segundo piso de una edificación, un albañil sintió el forcejeo de un grupo de personas en la calle. Al asomarse, pudo comprobar que se trataba de dos ladrones que estaban abordando a un motociclista. Rápidamente, reaccionó arrojando lo que tenía a mano: una bolsa de cemento que les cayó a los delincuentes en la cabeza y los obligó a marcharse sin robar nada.

La víctima estaba estacionada a bordo de su motocicleta cuando fue sorprendida por dos hombres armados que había llegado en mototaxi, en el distrito de Agustino, en Perú.

El video de las cámaras de seguridad, que se viralizó en redes, muestra al motociclista mirando su celular y a los ladrones, que aprovecharon ese momento de distracción para robarle. 

De repente, una bolsa llena de cemento cae desde el segundo piso. El estruendo asustó a los delincuentes y huyeron del lugar, sin robar nada.