Valeria Coniglio -de la Oficina de Derechos y Garantías- y Virginia Whitty -del Consejo de Niñez, Adolescencia y Familia- hablaron con ADNSUR sobre las preocupaciones que surgen en torno a la calidad educativa de los niños/as y adolescentes en Chubut, tras una continuidad fragmentada por conflictos gremiales, por la pandemia de Covid19 y por escuelas con obras pendientes.

Este martes se reunieron con representante de estudiantes, de grupos de padres, de la Defensa Pública, donde se decidió "escuchar" y se generó una mesa de diálogo para "abordar" las distintas situaciones ante la falta de continuidad escolar. "La estudiante expresó la falta de vínculos" no solo con los docentes sino con sus propios pares, mencionaron.

"La provincia del Chubut hace cuatro años que tiene discontinuidad educativa y estamos en un segundo año de pandemia cerrando un cuatrimestre. Es mucho más grave el daño porque paso el tiempo y seguimos hablando de lo mismo", reconoció Coniglio quien además indicó que el pedido es que "garantice el acceso a la educación"  porque no puede ser que haya escuelas que aún están en obra.

Ahora están trabajando en un documento que pueda reflejar cuál es la situación  actual de las escuelas y además se está avanzando en la instancia judicial para que le ordene al Estado cumplimentar con la continuidad de clases en la provincia.

Por su parte, Virginia Whitty, indicó que en el documento que están elaborando pedirán una inversión a corto, mediano y largo plazo en materia de infraestructura, pero también en lo que hace al recurso humano que incluye lo salarial . "No sería la educación el lugar donde se debería recortar", indicó.

"La verdad que uno aspira a que la respuesta no sea mediática ni judicial pero nos vemos a obligados a utilizar esta herramienta. Esperamos (del gobierno provincial) un diálogo y una respuesta", dijo Coniglio

"Hacen ver como que son unos pocos que se movilizan. Acá hay que mostrar en nombre de los niños y jóvenes de que estamos todos interesados por el nivel de sufrimiento de los niños y jóvenes", reconoció Whitty sobre las secuelas de la no continuidad escolar. 

Finalmente, la titular de la oficina de derechos y garantías reconoció que se exige una respuesta inmediata porque "los niños y adolescentes cuando no están en la escuela aumenta el riesgo de padecer violencia familiar, abusos, maltrato infantil y explotación infantil, e incluso las denuncias han aumentado", dijo y agregó que a eso se suman problemas de analfabetismo, obesidad, angustia y que son situaciones que generan "condiciones de exclusión".

Por lo que ambas referentes reiteraron la importancia de tener respuestas concretas del Estado, donde se priorice y garanticen los derechos de los niños y adolescentes.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!