El anuncio de la licitación de la autovía Caleta Olivia-Rada Tilly, con un presupuesto total de 9.994 millones de pesos, significa una actualización de más de un 400 por ciento sobre el valor en que se licitó en el año 2016, cuando se había adjudicado a la empresa CPC, de Cristóbal López. Aquí, 3 claves de un proyecto con una larga historia de postergaciones y denuncias judiciales cruzadas.

1) Un poco de historia. El proyecto se adjudicó por primera vez en el año 2008, con un presupuesto oficial de 873,6 millones de pesos, a la empresa Austral Construcciones, de Lázaro Báez. En 2015, un informe de auditoría interna de Vialidad Nacional dio cuenta de que la obra presentaba avances parciales en los tres tramos en que se había dividido: 45 por ciento de avance en lo que refería a la circunvalación de acceso a Caleta Olivia, 22 por ciento en el tramo Rada Tilly-Ramón Santos y 24 por ciento entre el límite y el acceso a la ciudad del Gorosito.

2) La segunda licitación. En 2016, el gobierno de Macri denunció a Lázaro Báez y Cristina Fernández por presuntos sobre precios en la obra pública, que incluían a la citada autovía, entre otras con financiamiento nacional. Por eso se rescindió el contrato y se hizo una nueva licitación, con un presupuesto inicial del orden de los 1.900 millones de pesos. La obra fue adjudicada a CPC, que presentó una oferta por 1.700 millones de pesos por los dos tramos faltantes de la ruta. Sin embargo, a poco de iniciarse se produjo la catástrofe climática de 2017, lo que provocó un fuerte impacto en la obra, que quedó detenida a poco de su inicio. Vialidad Nacional, por entonces conducida por Javier Iguacel, comenzó a aplicar multas  a la empresa de Cristóbal López, acusándolo de demoras y negligencia, al tiempo que los obreros de la construcción reclamaban por la falta de pago de las quincenas. El empresario, a su vez, denunció por abuso de poder al entonces funcionario nacional, en el marco de la guerra desatada entre el gobierno anterior y el grupo Indalo.

El proyecto quedó paralizado desde abril de 2017 y envuelto en una maraña judicial, ya que el organismo nacional no podía volver a licitar porque a su vez la empresa había presentado un recurso para evitar la rescisión contractual, envuelta a su vez en un proceso de concurso preventivo y posterior quiebra. Recientemente, ese proceso judicial quedó concluido y fue celebrado por el holding cuando anunció: “Hoy podemos decir que hemos recuperado Oil Combustibles, la nave insignia del grupo Indalo”, según el comunicado emitido el 11 de agosto último.

3) La tercera licitación, ¿Será la vencida? Tras la solución del litigio judicial sobre la obra, el jueves 2 de septiembre se publicó en el Boletín Oficial el llamado a licitación para los dos tramos faltantes. Desde el km 1842 (Rada Tilly) hasta el km  1867 (puesto Ramón Santos), con un presupuesto oficial de 3.250,7 millones de pesos. Y desde ese sector hasta el km 1.908, en el acceso a Caleta Olivia, por 6.743 millones de pesos, lo que totaliza 9.994 millones de pesos. La cifra se eleva en algo más de un 400 por ciento respecto del presupuesto oficial de hace 5 años, es decir el doble de la ala inflación anual acumulada desde 2018 en adelante. Los plazos de obra son de 24 y 30 meses, respectivamente. En tres años, al parecer, los 5.000 vehículos que transitan diariamente entre Comodoro y Caleta y viceversa, lo harán por una autovía de 4 carriles. ¿Será así?