CAPITAL FEDERAL - La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) habilitó este lunes -disposición 946-12/10/2018- habilitó la comercialización al público del misoprostol para uso ginecológico. Esta droga, recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para realizar abortos ambulatorios, se produce en Argentina desde agosto, pero estaba restringida a uso hospitalario. Ahora se podrá comprar en farmacias de todo el país.

Autorizan la venta en farmacias de la droga recomendada para abortos ambulatorios

Durante agosto, sólo una semana después de que el Senado rechazara convertir en ley el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, la ANMAT autorizó al Laboratorio Domínguez a producir y comercializar misoprostol en pastillas de 200mcg (MISOP 200), para uso obstétrico y ginecológico, aunque en ese momento, restringió su uso al ámbito hospitalario. En ese momento, el CELS, junto con Lesbianas y Feministas por la descriminalización del aborto y la Secretaría de Género de Nuevo Encuentro se presentaron ante el organismo para solicitarle que revise las condiciones de venta para que pueda venderse en farmacias.

Ahora, el organismo dio lugar al pedido e introdujo dos cambios: que la nueva presentación esté disponible en cajas de 12 pastillas vaginales (la cantidad que se recomienda para un aborto seguro) y que se pueda comprar bajo receta archivada.

Autorizan la venta en farmacias de la droga recomendada para abortos ambulatorios

Hasta ahora, el misoprostol solo era producido por un laboratorio (Beta) bajo el nombre de Oxaprost, en una presentación combinada con diclofenac. Si bien era utilizado para casos obstétricos, era producido con fines gástricos. Se espera que esta nueva presentación esté disponible para la venta antes de fin de año. El misoprostol es una de las drogas que recomienda la Organización Mundial de la Salud, junto con la mifepristona, para los abortos seguros y se utiliza en la atención pos aborto, además de sus usos para parto y posparto en distintas dosis.

¿Qué es y para qué sirve el misoprostol?

El misoprostol es el medicamento más sugerido para un “aborto farmacológico”, que la OMS define como un método no quirúrgico. Incluso no presenta diferencias considerables en lo que se refiere a la seguridad y la eficacia con respecto a intervenciones quirúrgicas como la aspiración manual endouterina (AMEU). Los expertos no se cansan de repetir que es un método muy seguro con poca mortalidad asociada e incluso contribuye a la reducción de la morbi-mortalidad materna. Además, es parte de la lista de medicamentos esenciales de la OMS para garantizar un mínimo bienestar de salud a la población. Siempre acompañado de un control previo y posterior de un profesional de la salud, este método es el más recomendado ya que no se necesita anestesia, intervención quirúrgica, ni un área estéril. Es simplemente la pastilla, que está disponible en más de 100 países del mundo.

Es un medicamento que fue desarrollado para regular la acidez gástrica, y se utiliza como protector ante la gastritis para las personas que toman analgésicos por alguna enfermedad crónica. Uno de los efectos secundarios que tiene esta droga es que en las mujeres produce contracciones uterinas. Así se descubrió que su uso es muy útil y efectivo para interrumpir un embarazo. “Es su función fuera del prospecto, lo que se llama off-label. No está dentro del prospecto pero se puede utilizar, no es que estamos haciendo nada raro”, aclaró la investigadora del Conicet y especialista en el tema, Mariana Romero. “Se utiliza en la mayoría de los países, principalmente en Europa, y también en Uruguay”, completó la integrante de la organización Economía Feminista, Laura Belli.

¿Cómo funciona el misoprostol?

Además de su uso contra la gastritis, uno de los efectos secundarios es que produce contracciones uterinas. Sin embargo, la droga también sirve para frenar la hemorragia uterina o para las mujeres que perdieron un embarazo y tienen que expulsar todo el tejido del endometrio (recubre la parte interior del útero).

“Lo que hace es madurar el cuello del útero. Ayuda a que el cuello se dilate y se agrande. Y dependiendo la dosis y el momento del embarazo, produce contracciones uterinas”, contó la investigadora del Conicet.

Fuente: Perfil