Este martes 14 de diciembre se realizará la audiencia pública para tratar el aumento del boleto del transporte público de pasajeros, a fin de actualizar los valores actuales a partir del incremento de costos que insume la prestación del servicio. En la misma jornada se tratarán además el proyecto presupuesto 2022, la rendición de gastos del ejercicio 2020 y la ordenanza tributaria anual, que contempla aumentos promedio del 30 por ciento, en impuestos municipales, para el año próximo.

El proyecto de ordenanza para fijar nuevos valores del boleto establece que a partir del 1 de enero el costo será de 53,15 pesos para el transporte urbano y de 57,39 para el suburbano, mientras que el 1 de junio habría una nueva adecuación para llevarlos a 69,62 y 75,18 pesos, respectivamente.

La agenda legislativa del martes será maratónica, ya que para las 8 está prevista la audiencia pública por el precio del boleto; a las 10 está prevista la audiencia sobre la cuenta del ejercicio 2020; a las 11 se tratará el proyecto de presupuesto del año próximo; y a las 13 hs, la ordenanza tributaria anual.

Luego de este tratamiento en primera lectura, en la que podrán exponer los ciudadanos interesados y que se inscribieron para tal fin, los ediles sesionarán nuevamente el viernes 17, para resolver sobre los cuatro proyectos de ordenanza señalados.

“Para el tema transporte había entre 13 y 14 personas inscriptas hasta el viernes –detalló la concejal Viviana Navarro, del Frente de Todos-. Es muy importante que la gente vaya y se exprese cuál es su experiencia con el transporte, más allá de que no tiene carácter vinculante”.

Navarro valoró especialmente el mecanismo del boleto combinado que se fijará en el nuevo esquema, por el cual alguien que viaja, por ejemplo, desde Diadema o km.8 hacia barrio Industrial, podrá bajar de un ómnibus que termina su trayecto en el centro para abordar una segunda unidad hacia la zona sur. Y viceversa.

“Tiene que ser dentro de un plazo de dos horas para considerarse pasajero en tránsito –explicó Navarro-, en el proyecto original se fijaban 30 minutos pero nosotros debatimos con el Ejecutivo y acordamos que es necesario dar un mayor margen a los usuarios, por lo que sería entre una hora y media y dos como plazo para contar con el beneficio”.

La edil lamentó que no se pudo aplicar esta modalidad para gente que trabaja en Rada Tilly, por tratarse de dos jurisdicciones diferentes.

Vencimiento de los contratos de servicios públicos

Navarro también admitió que el año próximo será necesario discutir un sistema de transporte que resulte más acorde al crecimiento que ha tenido la ciudad. “Comodoro ha crecido exponencialmente, por lo que el año próximo tendremos que debatir no sólo el transporte, sino también la tasa de higiene urbana y los servicios que presta la cooperativa”.

La concejal recordó que “la tasa de higiene urbana también tiene un contrato que es subsidiada por el municipio, ya que Urbana y el colectivo son los dos servicios que tienen más aportes del municipio, lo que es posible porque el 60 por ciento de los recursos son generados por el propio municipio y no depende de recursos de otras jurisdicciones”, valoró.  

“Por eso se pudieron disponer tantos recursos durante la pandemia, incluso en el transporte público cuando a la gente del hospital que acreditaba que era personal de salud se le permitía viajar sin costo, lo que fue cubierto por el municipio”, ponderó la concejal oficialista.

Para la oposición no se puede dar el segundo aumento porque en medio habrá una nueva licitación del servicio

Desde la oposición, la concejal Digna Hernando (que reemplazó recientemente a Ana Clara Romero en Juntos por el Cambio) valoró la modalidad del boleto combinado, pero advirtió que su bloque propone no aprobar la totalidad de la adecuación del boleto hasta que se resuelva el nuevo contrato de concesión del servicio de transporte público

“El boleto combinado es una alternativa que va a favorecer a muchas personas –reconoció-, por las características que tiene nuestra ciudad. Pero independientemente de esto, en relación a los cuadros tarifarios no podemos olvidar que en marzo del año próximo vence el contrato de concesión del servicio, por lo que nos parece que no es adecuado definir las tarifas que se aplicarán posterior a esa discusión”.

Hernando detalló que en el nuevo contrato probablemente se discutirán nuevas trazas o recorridos, “nosotros estamos analizando la posibilidad de un convenio nuevo, con cambios al sistema actual, para tener en cuenta cómo se distribuye la población actualmente, que difiere de lo que era la ciudad 10 años atrás”.

La edil opositora reconoció que “algún ajuste hay que hacer en la tarifa, a partir de las variables de la economía, pero no estamos de acuerdo en aprobar ahora el segundo aumento para junio, cuando en realidad empezaría a regir después de una nueva licitación, con modificaciones sustanciales”.

También opinó que en la ciudad se hizo un estudio a partir de una consultora internacional que determinó cómo podría reconvertirse el servicio de ómnibus, pero lamentó que “eso lo hizo un gobierno y cuando llegó el siguiente lo dejó archivado”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!