Al ser consultado si la empresa cuenta con alguna iniciativa en llevar agua a establecimientos públicos, comentó que "si es necesario y lo solicitan, seguramente no habrá ningún problema. Por lo general cuando los colegios piden, ya sea para donaciones o alguna colaboración, siempre cumplimos".

"Las ventas han aumentado favorablemente para nosotros; es algo que comenzó la cuando se informó por primera vez este hecho. El miércoles y jueves pasado tuvimos muchísimo movimiento y esta semana continuó", destacó a Diario Crónica.

Por otra parte, una de las encargadas de la peluquería Consentidas, también del mismo barrio, señaló que estuvo enferma alrededor de diez días ya que había consumido agua de la canilla.

“Estuve descompuesta, con cólicos y otros síntomas que me produjeron llegar a estar internada en el Hospital Militar por varios días. Es un tema grave que preocupa a toda la ciudad y que se puede evitar consumiendo agua mineral, pero no todas las personas tienen esa posibilidad”, sostuvo.

Cristian Escalante, otro empleado de Anafer, que se encuentra en Palazzo, señaló que en esa zona hubo una gran demanda de agua mineral producto de la contaminación. "Nos vimos obligados a llamar al camión para reponer más bidones ya que nos estábamos quedando sin agua. En Palazzo las ventas vienen aumentando desde el martes", aseguró.

Destacó además que "se han acercado directores de los colegios de la zona norte, como de Ciudadela, porque hay chicos afectados por la contaminación. La empresa sacó promociones para que la gente pueda comprar agua, facilitando las ventas", finalizó.