En un contexto de constante vacunación a lo largo de todo el mundo para paliar los efectos del coronavirus, continúan las búsquedas de métodos alternativos para combatir el virus originado en Wuhan, China, y un estudio realizado por científicos argentinos busca probar la efectividad de un microorganismo que se encuentra en el cuerpo humano.

Se trata del Dolosigranulum pigrum, una bacteria que puede causar infecciones en el tracto respiratorio superior, pero que aplicada en spray podría potenciar la inmunidad antiviral innata en el tracto respiratorio y disminuir la replicación del Covid-19.

“Contar con un spray nasal que contenga una bacteria o un conjunto de bacterias de nuestro propio cuerpo y con capacidad de modular el sistema inmune podría ayudar a potenciar la inmunidad antiviral innata en el tracto respiratorio”, dijo a la Agencia CyTA-Leloir el doctor en Bioquímica Julio Villena, investigador del Centro de Referencia para Lactobacilos (Cerela) de Tucumán, dependiente del Conicet.

Sin embargo, aseguró que son necesarios más estudios "para demostrar este efecto in vivo y, de obtener buenos resultados, iniciar ensayos clínicos para comprobar seguridad y eficacia” antes de probarlo en las personas.

Cabe destacar que son pocos los estudios enfocados en el papel que podría tener la flora respiratoria en el combate contra el virus, y uno de ellos fue realizado en Alemania e Irlanda, comprobando que había mayor presencia de la especie Dolosigranulum pigrum en los pacientes con cuadros más leves.

“Si bien este estudio se realizó en una población acotada y con un número limitado de individuos, los resultados, sumados a los estudios previos de los efectos beneficiosos de Dolosigranulum pigrum realizados por nuestro equipo de trabajo nos hicieron pensar que esta bacteria comensal respiratoria podría emplearse para mejorar la resistencia a la infección por SARS-CoV-2”, consideró Villena.

Durante la invetigación que encabezó, él y su equipo trabajaron in vitro con células epiteliales respiratorias humanas, las cuales al ser puestas en contacto con una cepa específica de Dolosigranulum pigrum lograron estimular -previo a ser expuestas al coronavirus- la producción de "uno de los factores más importantes que nos protegen contra los virus", el interferón beta.

"Disminuyó la replicación del coronavirus en las células estimuladas con ese microorganismo”, explicó el científico sobre el hallazgo.

 "La próxima vez que nos enfrentemos a una epidemia o pandemia por un virus respiratorio, debemos estar mejor preparados para combatirlo”, concluyó.