La prueba piloto se desarrolló en Islandia con más de 2.500 trabajadores y según un análisis, la semana laboral de 4 días debería considerarse en otros países a raíz de su gran éxito.

Se trata de la prueba piloto más grande que se haya realizado en el mundo de una jornada laboral de cuatro días. Se llevó a cabo entre 2015 y 2019 en Islandia donde 2.500 empleados trabajaron entre 35 y 36 horas semanales , sin reducción de salario.

Fue un "éxito abrumador" y debería considerarse en otros países, según un análisis conjunto del 'think tank' británico Autonomy y la Asociación para la Sostenibilidad y la Democracia (Alda) islandesa.

La prueba estableció que el bienestar de los trabajadores mejoró dramáticamente en una variedad de indicadores. El estrés y el agotamiento se redujeron, mientras que la salud y el equilibrio entre el trabajo y la vida mejoraron de manera significativa en prácticamente todos los grupos incluidos en el experimento.

Pero además la productividad y el nivel de la prestación de servicios se mantuvieron iguales o mejoraron en la mayoría de los lugares de trabajo participantes, según publica RT.