COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este martes, el intendente Juan Pablo Luque encabezó la apertura oficial de la temporada estival, que contará con un fuerte trabajo articulado del Cuerpo de Guardavidas del Ente Comodoro Deportes, junto distintas áreas de municipales, Prefectura y la Policía del Chubut. Durante la presentación, se resaltó la importancia del cuidado y el cumplimiento de los protocolos vigentes en un verano diferente debido a la pandemia. Las playas que se encuentran habilitadas son: Costanera, Km. 3, Km. 4 y Caleta Córdova.

La actividad se desarrolló en horas de la mañana, en la base del Cuerpo de Guardavidas, con la presencia del intendente, junto al viceintendente Othar Macharashvili; el presidente del Ente Autárquico Comodoro Deportes, Hernán Martínez; miembros del gabinete municipal; los prefectos Leandro Ruata y Fabián Fernández; y los comisarios mayores de la Policía de Chubut, Ricardo Lienan y Germán Lagos. En la ocasión, se concretó la entrega de equipamiento de una subrepetidora de frecuencia y un cuatriciclo para aumentar la capacidad de trabajo que el Cuerpo realiza cada verano.

Arrancó la temporada de guardavidas en Comodoro y Rada Tilly

En este sentido, Luque destacó que “la ciudad tiene el mejor servicio de guardavidas porque nuestro objetivo es cuidar a la gente y ellos consiguieron tener un gran prestigio gracias al trabajo que llevan a cabo año tras año, con un jefe como Roberto Grupallo, que nos pone la vara muy alta para continuar formando al personal”.

Asimismo, indicó que “debemos destacar a este tipo de figuras que impulsan la decisión política de nuestra gestión de priorizar el turismo porque tenemos playas espectaculares y sitios a los que durante mucho tiempo les dimos la espalda pero que hoy el comodorense valora. Estamos trabajando para mejorar los servicios y seguir avanzando de forma conjunta, invirtiendo en tecnología y herramientas y poniéndonos a disposición de quién nos requiera”.

Arrancó la temporada de guardavidas en Comodoro y Rada Tilly

Respecto al contexto de pandemia, el jefe comunal señaló que “entendemos que este verano será distinto y solicitamos a nuestros guardavidas un esfuerzo más porque no sólo deberán cuidar a la gente en el agua, sino también en el cumplimiento del protocolo en esta etapa de distanciamiento social”.

Por último, Luque afirmó que “la idea es que Prefectura trabaje junto a la Secretaría de Seguridad en la custodia para modificar los hábitos de los comodorenses”, al tiempo que señaló que “desde nuestro lugar, colaboramos con equipamiento y capacitaciones, como así también mejorando los baños de la Costanera y el estacionamiento”.

TRABAJAR EN CONJUNTO 

En tanto, el titular de Comodoro Deportes, Hernán Martínez, puso en valor el acompañamiento de las distintas áreas municipales y el trabajo del equipo del Ente “para lanzar una temporada que arrancó con mucho movimiento el 1° de diciembre. Por eso, debemos ponderar las instalaciones y la labor del Cuerpo de Guardavidas para contar con el personal y el protocolo correspondiente en las playas de la ciudad”.

Municipalidad Comodoro Rivadavia

“Agradecemos al intendente por brindarnos más herramientas para llevar adelante esta tarea, con un equipo que se armó a conciencia con la idea de que las familias puedan disfrutar del verano con la mayor seguridad. Los guardavidas ya venían desarrollando trabajos en los barrios y en el Aeropuerto, por lo que ya están muy empapados en cómo atender consultas respetando las medidas vigentes”, explicó Martínez.

APORTES 

Por último, el responsable del Cuerpo de Guardavidas, Roberto Grupallo, manifestó que “es fundamental que se haya plasmado una articulación con Prefectura y la Policía del Chubut, ya que nos hará más eficaces a la hora de prestar el servicio en una temporada muy particular por la pandemia, que requerirá atender distintas cuestiones”.

“El Cuerpo de Guardavidas siempre debe estar presente y con los aportes de infraestructura y los elementos que recibimos tendremos la posibilidad de operar de la mejor forma, con el objetivo de ayudar a cualquier persona cuya vida esté en riesgo. Las necesidades del servicio van mutando, pero la predisposición no cambia, y nuestro mayor deseo es estar a la altura de lo que la comunidad requiera”, concluyó Grupallo.