COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “Gustav Blome. 1883 - 1936”, dice la lápida que fue tirada en las rocas de la Costanera de Comodoro Rivadavia. A muchos la leyenda los sorprende, despierta interrogantes y hasta miedo. Otros, en cambio, quienes conocen parte de la historia, saben que su aparición tiene explicación y mucho más terrenal de lo que se imagina. 

Hasta 1944 en Comodoro Rivadavia había un único cementerio y estaba ubicado al borde del Cerro Chenque, frente a lo que hoy se conoce como la Costanera. Allí descansaron los restos de los primeros habitantes; los pioneros que dieron vida a un pueblo que se transformó en ciudad gracias a la pujanza del petróleo que posicionó a Comodoro como la localidad más importante de Chubut.

El camposanto fue el lugar elegido cuando el centro era el pueblo en sí, entre calles de tierra y casas de chapa. Algunos extraoficialmente aseguran que data de 1904. Sin embargo, lo que sí se sabe con certeza es que fue recién en la década del 40 cuando las autoridades comenzaron a pensar en otro cementerio. 

1904, una postal del Comodoro Rivadavia de entonces. El pueblo mira al mar.
1904, una postal del Comodoro Rivadavia de entonces. El pueblo mira al mar.

Según cuenta la historia, la gobernación militar que conducía la provincia, previo a la creación de Chubut, eligió el barrio Las Latas, hoy conocido como José Fuchs, para la construcción del nuevo camposanto. Y en 1944 finalmente se inauguró el Cementerio Oeste, y se inició el traslado de los cuerpos desde el antiguo cementerio, dando paso a su cierre definitivo.

Para quienes nacieron luego de esa época, muchas leyendas se tejieron en torno a este lugar. Desde que era un cementerio indio, hasta que se noche se veían presencias extrañas.

Lo único cierto es que en la década del 80 se inició el traslado definitivo del resto de los cuerpos, algo que no cayó del todo bien en quienes tenían a sus seres queridos sepultados en ese lugar.

Quienes vivieron la época cuentan que el traslado tuvo muchas dificultades e irregularidades, principalmente por el estado en que se encontraban los ataúdes de madera o la rotura de los mismos mientras se intentaban llevar desde ese camposanto al otro.

Aparecieron lápidas en la costanera de Comodoro y reavivaron la historia del antiguo cementerio

UNA RUTA ENCIMA DE LOS MUERTOS

En 1995, cuando el derrumbe del Chenque destruyó parte de la Ruta Nacional N° 3, otra vez el viejo cementerio entró en discusión. La mejor alternativa que encontraron las autoridades de ese entonces, ya en plena democracia, fue construir una nueva ruta al costado de la anterior, encima del viejo cementerio.

El camino, como te contamos alguna vez en ADNSUR, fue construido por Vialidad Provincial y Vialidad Nacional, y derivó en un millonario juicio al Estado Nacional por parte de los propietarios de dos terrenos privados que fueron utilizados para construir esa vía. El organismo nacional lo financió y la provincia puso el equipamiento. 

Ante esta situación, años después se reconstruyó la traza original de la Ruta Nacional N° 3, y el camino construido quedó en desuso, tal como se aprecia en la actualidad.

Quizás como un castigo por el trabajo mal hecho, o simplemente para recordar que la historia tiene valor y debe ser valorada, cada tanto aparecen nuevos restos de lo que fue el viejo cementerio, despertando preguntas, inquietudes, y algunas veces obligando a la intervención policial, como sucedió en 2018.

Aparecieron lápidas en la costanera de Comodoro y reavivaron la historia del antiguo cementerio

El 30 de octubre de ese año, un estudiante de 15 años que paseaba por la playa encontró un cráneo en el área costera ubicada debajo del talud que sostiene el paso de la ruta. La Policía de Chubut intervino en el caso, y al otro día se encontraron más restos y pedazos de madera; todo indicaba que pertenecían al viejo cementerio.

Lo más curioso de todo es que este cementerio integra el listado de bienes patrimoniales que tiene la ciudad; quizás por esa razón en 2015, como una forma de homenajear a esos primeros pioneros, la Municipalidad construyó un cenotafio que incluye pedazos de lo que fue el antiguo camposanto, un lugar que en pleno siglo XXI sigue recordando los inicios de la historia.

Aparecieron lápidas en la costanera de Comodoro y reavivaron la historia del antiguo cementerio
ADN SUR Agencia de Noticias
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!