En junio de 2020, Analía Franchín (48) sorprendió a todos al revelar al aire en un programa de Telefé los detalles del drama que vive desde hace décadas su familia por las adicciones de su hermana.

"Desde hace muchos años tiene problemas. Para toda la familia siempre es muy dramático y triste. Es pelearla el día a día y la ayudamos un montón, porque es una pelea que -Dios quiera que no- pero creo que ya la perdió", expresó resignada la panelista.

A casi un año de esas declaraciones, Franchín volvió a hablar de ella en sus redes sociales, donde posteó imágenes y noticias sobre su salud.

"Ella es mi hermosa hermana Sandra, de la que muchas veces hablé. Un ser hermoso, muy sufrido. Una historia de vida tremenda. No daré detalles para preservar su intimidad. Igual si los contara, de tan escabrosos, les costaría creerlos", comenzó diciendo Analía.

Del Instagram de analiafranchin

Y siguió: "Tiene 58 años. Hace 40 años que lucha contra sus adicciones. Pasamos por todos los estados, algunas internaciones y por las jornadas extensas sin saber si la encontraríamos en una zanja o similar".

"Hace como cuatro meses la encontré en un estado indescriptible que no podrían siquiera imaginárselo y pensé que esa misma tarde la despediría. No había más nada que hacer. Sin embargo recordé la vez que tan amorosa y desinteresadamente Gastón Pauls me escribió por Instagram para darme una mano", precisó Franchín.

Entonces, ella dijo que no lo dudó y de inmediato llamó al reconocido actor y ex adicto, quien desde hace años ofrece charlas sobre su experiencia y hasta conduce un programa de televisión, Seres libres (Crónica TV), en el que famosos y anónimos hablan de sus adicciones. 

"No lo dudé. Lo llamé y le dije: 'Se muere ya'. Sin dudarlo me conectó con Luis Marchioni quien está al frente de Fundación EIRA y ahí mismo comenzamos una lucha para salvarla. Claramente quien más lucha es ella. Por salir de ese infierno, que es su sombra constante", indicó Analía.

Y sumó: "No sé qué va a pasar. Dios quiera que pueda continuar con su lucha. Desde aquel día esta limpia, come, ríe, está consciente. No sé si ilusionarme demasiado. Ya lo hice otra veces , pero como bien dice el refrán: 'no está muerto quien pelea'. Le ganó cuatro meses a la vida. Ojala sigas así hermanita. Ojalá con tu lucha puedas ayudar a otros".

Fuente: Clarín

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!