“El intendente Juan Pablo Luque convocó, con exiguas 48 horas de antelación, a sesiones extraordinarias en el Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia para que los concejales traten la renegociación del contrato con CPC, la empresa de su sponsor y amigo Cristobal López, que le permitirá retomar la construcción del Estadio del Centenario con fondos municipales", criticó la concejal de Juntos por el Cambio, Ana Clara Romero y aclaró que "nadie puede negar que el Estadio debe terminarse, pero para que deje de ser el monumento a la corrupción, su continuidad debería insertarse racionalmente en un plan de prioridades y a través de mecanismos absolutamente transparentes de cara a la comunidad, para impedir cualquier cuestionamiento".

Sostuvo que "en pleno receso legislativo y con muchos micrófonos apagados, lograron aprobar a pesar de la oposición de los concejales de Juntos por el Cambio, Tomás Buffa, Digna Hernando y Graciela Saffirio, los únicos que hoy pusieron un límite visibilizando las innumerables irregularidades, a los que se sumó el voto de la concejal Alejandra Robledo”.

“Así, el ‘regalo’ del Gobierno Nacional por nuestro centenario, nos lo terminamos pagando nosotros mismos”, sintetizó.

Asimismo, Romero apuntó que "los vecinos seguimos sufriendo la interrupción de los suministros de agua y de luz, subsidiamos servicios públicos cada vez más caros y menos eficientes, padecemos la falta de planificación urbana y soportamos una carga impositiva municipal cada vez más alta, mientras que el ejecutivo municipal sigue inyectándole fondos a los amigos para que rápidamente levanten cabeza a costa de todos los comodorenses, relevando a Nación de hacer más aportes o de exigir explicaciones”.

“No nos olvidemos que tanto el intendente Luque como Carlos Linares se
sentaban a negociar las listas del PJ con el empresario comodorense. Es curioso y una rareza inusitada que una empresa apenas recuperada de la quiebra y con tantos incumplimientos en su haber, sea tan ‘requerida’ por los gobiernos municipal, provincial y nacional para seguir adjudicándole obras que no finaliza como, por ejemplo, el trayecto de la Ruta 3 Comodoro–Caleta
Olivia o la repotenciación del acueducto", expresó.

“¿Es que acaso los vecinos cuando no pagan un estacionamiento, incumplen el pago de sus impuestos o se retrasan con los Ingresos Brutos, no son pasibles de intereses y penalidades por sus incumplimientos? La vara parece mucho más laxa cuando los incumplimientos son de los amigos del poder, todo se arregla, todo se renegocia”, finalizó.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!