COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Con esta problemática en la mira, alumnos de la Escuela Secundaria de Educación Técnico Profesional Nº 749 “Gral. Ing. Alonso Baldrich” de Comodoro Rivadavia, diseñaron un dispositivo de automatización de riego con control de humedad que permite racionalizar el uso de agua. A la vez, armaron un modelo de negocios para su comercialización por internet, acorde a las tendencias impuestas en el mundo por la pandemia.

El proyecto se desarrolló en el marco del programa Construyamos Nuestros Sueños, el cual forma parte de la estrategia de Responsabilidad Social Empresarial de Pan American Energy – compañía global líder en energía en Argentina y la región- en un trabajo articulado con la Fundación Construyamos y el Ministerio de Educación de Chubut.

La iniciativa fomenta el emprendedurismo en estudiantes de escuelas técnicas y que este año, a raíz del aislamiento social, fue continuado a través de plataformas online con un énfasis especial en temáticas de reconversión digital en un mundo post pandemia, y aprendizajes sobre e-commerce, bancarización y métodos de pagos digitales.

“Como por la pandemia no se podía ir a la escuela y no podíamos juntarnos para crear un proyecto físico, había que buscarle la vuelta para vincular las prácticas mediante la virtualidad. Entonces, creamos un proyecto relacionado con nuestra especialidad y en el programa nos brindaron herramientas para insertarlo en el comercio electrónico”, explicó Daniela Aquino, estudiante de la especialidad electromecánica de la escuela e integrante del grupo que llevó adelante el proyecto.

El programa Construyamos Nuestros Sueños se inició en 2017 en Chubut, Salta y Neuquén, y desde entonces ya participaron más de 5.000 alumnos a través de 90 proyectos presentados. De esta forma se busca estimular la articulación entre la educación y el mundo productivo, a través de iniciativas que generen desarrollo y empleo local.

"Desde Pan American Energy, consideramos que la educación es el camino a través del cual se pueden lograr cambios genuinos y esa es la razón por la que apostamos a este tipo de proyectos. En esta oportunidad, hemos logrado resultados concretos que responden a las necesidades de nuestras comunidades en contextos particulares como es el de la pandemia”, destaca Agustina Zenarruza, gerente de Sustentabilidad de Pan American Energy.

Daniela detalla que junto con sus compañeros y los docentes eligieron la automatización de riego con control de humedad, para que el proyecto estuviese vinculado con su especialidad y, a la vez, diera solución a alguna problemática de su ciudad. Como en Comodoro Rivadavia el clima es muy seco, se les ocurrió que podía funcionar como una herramienta antes los cortes de agua y para cuidar este recurso tan esencial.

“El modelo de negocios lo pensamos desde lo digital, así que creamos una página web para presentarnos y mostrar el proyecto, también a través de Instagram. Buscamos llegar a personas que quieran mejorar el estado de su jardín, canchas o agricultores, porque regar manualmente es un trabajo que lleva tiempo, y mediante una automatización ese tiempo se puede usar para otras actividades”, señaló Daniela.

La docente a cargo del grupo, Verónica Zapata, indicó que en la Escuela 749 los alumnos tienen que cumplir 200 horas de pasantías o prácticas profesionales por año. “Este año, por la pandemia, no teníamos cómo hacerlo, y este programa se presentó como una opción válida y certera”, resaltó. “En la escuela –explicó- tenemos una relación estrecha con PAE y la Fundación Construyamos desde hace varios años, y nos acompañan en todo lo que es el proceso educativo de nuestros alumnos, fortaleciendo más que nada la última etapa de ellos, que es la más importante porque es cuando deben desarrollar nuevas herramientas para su futuro”.

“Pese a que hubo dificultades, porque había chicos que no tenían conectividad y estar en casa encerrados nos desmotivaba, los docentes nos estimulaban, nos apoyaban un montón. Y fue un desafío también para ellos, porque no sólo nos tenían que enseñar a nosotros sino también aprender ellos a manejarse de una manera nueva”, concluyó Daniela.

Construyamos Nuestros Sueños promueve que los jóvenes trabajen en el ciclo completo de la innovación, desde la concepción de la idea hasta la ejecución del prototipo, atravesando las instancias de financiamiento y administración de recursos.