COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La estafa parece muy bien armada: uno recibe un mensaje o llamada WhatsApp desde un número telefónico con el logotipo de "Mi Anses" y un operador le solicita algunos datos para poder depositar el Ingreso Familiar de Emergencia dispuesto por el Gobierno Nacional para apuntalar la economía de algunos sectores durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Sin embargo, esta es una nueva versión del "cuento del tío".

Este bono -que se comenzará a cobrar a partir del 15 de abril- será depositado en las cuentas bancarias de cada beneficiario, y -en el caso de no estar bancarizados- desde el Estado Nacional se instrumentará una mecánica de cobro, que será informada por vías oficiales.

De ninguna manera el ANSES, AFIP o cualquier repartición del Gobierno Nacional pide datos personales o bancarios a través de una plataforma como WhatsApp o telefónicamente.

Los interesados pueden inscribirse por los canales oficiales dispuestos desde el Gobierno Nacional.

Pero la creatividad de los delincuentes está a la orden del día, y en estos momentos de aislamiento, donde los canales de comunicación a distancia se diversifican, algunos encontraron la manera de estafar a quienes necesitan de este ingreso extra para subsistir.

Chubutenses denunciaron que recibieron llamadas o mensajes de texto por esta platafoma de mensajería pidiendo datos personales. Si bien aún no hay denuncias de estafas concretadas, apuntan a difundir esta metodología para evitar que haya víctimas de estos delincuentes.