MANILA / FILIPINAS -  El volcán Taal, situado cerca de la capital filipina, arrojó este domingo cenizas hasta 15 kilómetros de altura. Esto provocó la evacuación de miles de personas, la cancelación de vuelos y advertencias de una posible erupción explosiva así como también un tsunami volcánico.

La ceniza expulsada ha llegado a todos los barrios de Manila, que se encuentra a más de 60 kilómetros del volcán.

El volcán Taal es  uno de los más activos del país, se encuentra en medio de un lago a unos 70 kilómetros (45 millas) al sur del centro de Manila. En 1911 mató a 1.300 personas y a otras 200 en 1965.

El Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas subió de manera escalonada la alerta del nivel 1 al 4 en una escala de 5 después de que se intensificara a lo largo del domingo la actividad en el cráter y se generara una erupción de humo de un kilómetro de altura.

Este nivel de alerta significa que podría ocurrir "una erupción explosiva peligrosa es posible en cuestión de horas o días".

Alerta en Filipinas por la posible erupción explosiva del volcán Taal

También se advirtió de los posibles peligros de un tsunami volcánico y de rápidas corrientes de gas caliente y materia volcánica que podrían afectar áreas alrededor del lago Taal.

Unos 8.000 residentes de la isla del volcán y otras ciudades de alto riesgo al sur de Manila entre los que se encuentran San Nicolás, Balete y Talisay han sido evacuadas ante el temor de una "erupción inminente". Según datos de 2017, la población de estos tres municipios se situaría entre los 6.000 y los 10.000 habitantes.

Personal de la Cruz Roja de Filipinas se desplazó a la zona para ayudar con las labores de evacuación y el Departamento de Salud advirtió de que la exposición a la ceniza puede causar problemas de salud por lo que recomendó que los habitantes de las zonas afectadas eviten estar al aire libre y si lo hacen que usen mascarillas y gafas.

Fuente: La Vanguardia / RT Actualidad