ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Las autoridades del estado norteamericano de Washington alertaron sobre unas supuestas “fiestas COVID-19” en las que los asistentes buscan contraer el virus intencionalmente para luego desarrollar anticuerpos que los hagan inmunes.

“Reunirse en grupos en medio de esta pandemia puede ser increíblemente peligroso, y expone a la gente a un mayor riesgo de hospitalización e incluso de muerte”, advirtió John Wiesman, secretario de Salud del estado.

“Se desconoce aún si las personas que se recuperan de la COVID-19 quedan inmunes a largo plazo”, añadió. “Todavía hay mucho que no sabemos sobre este virus, incluyendo cualquier problema de salud a largo plazo que pueda dejar la infección [como secuela]”.

Esta afirmación ya había sido realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que el 25 de abril indicó que no existen pruebas de que las personas que dan positivo en los test de diagnóstico estén inmunizadas frente al nuevo coronavirus.

“A la fecha de 24 de abril de 2020, ningún estudio ha evaluado si la presencia de anticuerpos al SARS-Cov-2 (nuevo coronavirus) confiere inmunidad frente a una futura infección por este virus en los seres humanos”, afirmó en un comunicado, en el que también criticó a los llamados “pasaportes de inmunidad” e indicó que pueden favorecer la propagación de la pandemia.

Los comentarios de Wiesman llegaron después de que funcionarios del condado de Walla Walla, 420 km al sudeste de Seattle, informaran que algunos de los casi 100 casos en la región parecen haberse contagiado en estas fiestas, cuyo objetivo es reunir a personas con el virus con otras no infectadas que quieren contagiarse para enfermarse de una vez.

"Este tipo de comportamiento innecesario puede crear un aumento evitable en los casos y ralentizar aún más la capacidad de nuestro estado para reabrirse gradualmente", dijo Wiesman.

Hasta el miércoles, se reportaron 94 casos de coronavirus en el condado de Walla Walla y una muerte.

“No sabemos cuándo se está realizando, nos enteramos después que tuvimos casos”, indicó a un diario local Meghan DeBolt, directora de Salud de ese condado. “Preguntamos sobre los contactos, y 25 personas nos dijeron ‘estábamos en una fiesta COVID’”.

La funcionaria calificó al comportamiento como irresponsable e instó a los residentes a seguir las medidas adecuadas de distanciamiento físico y social para prevenir la transmisión.

“Necesitamos usar el sentido común y ser inteligentes a medida que avanzamos en esta pandemia”, dijo en un comunicado. “Las fiestas COVID-19 no son parte de la solución”.

Fuente: Infobae